Este asteroide de 40 metros de diámetro podría colisionar contra la Tierra el 9 de septiembre

El asteroide, más próximo a la órbita de Marte que a la Terrestre. /METEOROIDES
El asteroide, más próximo a la órbita de Marte que a la Terrestre. / METEOROIDES

La probabilidad del impacto de esta roca es de 1 entre 11.428 y causaría considerables daños si llegase a producirse sobre alguna población

JOSÉ I. CEJUDO

La posibilidad, aunque improbable, existe. Una reunión entre expertos en la Conferencia de Detección de Asteroides y Basura Espacial celebrada en Darmstadt (Alemania) ha resultado en el anuncio de la existencia de un asteroide de 40 metros de diámetro que podría colisionar con la Tierra este próximo 9 de septiembre. El objeto, bautizado como 2006QV89, se encuentra a 220 millones de kilómetros de la Tierra y posee una probabilidad de impacto de una entre 11.428.

Por más improbable que sea, no puede descartarse que ocurra. De hecho, se ha calculado que el impacto tendría lugar a las 9:03 hora peninsular española y a una velocidad de 44 mil kilómetros por segundo. Por esta variable y las dimensiones de la roca, podrían producirse daños considerables de tener lugar sobre alguna población.

Consultado por IDEAL, sin embargo, el profesor y astrónomo José María Madiedo resta importancia y alerta del asteroide. «No solamente porque la probabilidad de que se produzca la colisión es baja, sino porque su órbita aún no se conoce con suficiente precisión por lo que no se puede evaluar de una forma lo suficientemente realista el riesgo de impacto contra nuestro planeta», explica Madiedo, quien apunta al mes de julio como fecha adecuada para calcular su trayectoria.

Al frente del Proyecto SMART encargado precisamente de la monitorización de este tipo de sucesos, José María Madiedo señala que este tipo de iniciativas persiguen «el seguimiento de asteroides que puedan representar algún peligro para la Tierra». Sabe, por tanto, de lo que habla. «Las órbitas de estas rocas se modifican con el paso del tiempo como consecuencia de las perturbaciones que provoca la fuerza gravitatoria ejercida por los planetas. Debido a estos cambios orbitales, un asteroide que en el presente no suponga una amenaza sí podría tener un alto riesgo de cruzarse en el camino de nuestro planeta décadas más tarde», advierte el profesor, en el caso contrario.

El astrónomo recuerda que 2006QV89 es en la actualidad el séptimo asteroide del ránking de probabilidad de impacto contra la Tierra, pero que no alcanza la calificación de objetos 'potencialmente peligrosos' marcado por la Unión Astronómica Internacional por su tamaño «relativamente pequeño», ya que esta consideración se tiene a partir de los 140 metros de diámetro. Por más que sus 40 metros de diámetro no pudieran jamás provocar una devastación a gran escala, sí que podría tener un fatal desenlace para poblaciones locales.