Astrónomos de Canarias precisan la velocidad a la que nacen las estrellas

Una parte de la investigación, bautizada como Kingfish./
Una parte de la investigación, bautizada como Kingfish.

Han conseguido medir detalladamente su tasa de formación en las galaxias usando el rango de frecuencias de radio entre 1-10 GHz

EUROPA PRESSMADRID

Un equipo de astrónomos, liderado por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), ha conseguido medir con precisión la tasa de formación estelar en las galaxias usando el rango de frecuencias de radio entre 1-10 GHz. Los resultados de este proyecto han sido publicados este martes en la revista The Astrophysical Journal.

Así, los científicos han medido la emisión de radio para un total de 52 galaxias espirales con el radiotelescopio Effelsberg 100 m en diferentes longitudes de onda. Un método que podría ser establecido para determinar la tasa de formación de estrellas, exclusivamente a partir de los datos de radio sin incluir otros regímenes espectrales.

Casi toda la luz que se ve en el universo proviene de estrellas que forman el interior de densas nubes de gas en el medio interestelar de las galaxias. La velocidad a la que se forman (denominado tasa de formación de estrellas) depende de las reservas de gas y sus propiedades físicas como la densidad, la temperatura y la intensidad del campo magnético. Para entender cómo funciona la formación de estrellas, la medición de la tasa de formación de estrellas es una tarea fundamental.

Con el fin de obtener las tasas de formación de estrellas, hasta ahora se habían producido una variedad de observaciones en diferentes longitudes de onda, cada una con sus ventajas y desventajas. Los trazadores utilizados en el visible y el ultravioleta pueden ser absorbidos en parte por el polvo interestelar. Esto condujo a la utilización de marcadores híbridos, que combinan dos o más rangos de longitud de onda diferentes, entre ellos el infrarrojo, que pueden ayudar a corregir para la absorción del polvo. Sin embargo, otras emisiones que no están relacionados con la formación de estrellas masivas pueden intervenir y dar lugar a confusión.

"Hemos utilizado la emisión de radio en las frecuencias intermedias entre 1 y 10 GHz debido a una estrecha correlación entre la radio y la emisión infrarroja detectada en estudios anteriores, que abarca una gama total de más de cuatro órdenes de magnitud", ha explicado Fatemeh Tabatabaei del IAC y principal autor del estudio. A fin de mejorar esta relación, se necesitan estudios más precisos para entender las fuentes de energía y emisión de radio sobre la forma en la que las galaxias se producen.

"Decidimos dentro del grupo de investigación la muestra de una serie de longitudes de onda de radio", ha añadido Eva Schinnerer del Max-Planck-Institut für Astronomie (MPIA) en Heidelberg, Alemania. La muestra final consta de 52 galaxias con propiedades muy diversas. "Como un solo plato, el 100-m telescopio Effelsberg con su alta sensibilidad es el instrumento ideal para recibir los flujos de radio y fiable de objetos débiles extendidos como las galaxias --ha añadido--. Lo llamamos el proyecto MARTÍN, que significa pez rey de las galaxias que emiten en la radio".

Los investigadores señalan que los resultados del estudio muestran que las emisiones de radio en todo el rango de frecuencia utilizado es un trazador ideal para el cálculo de la tasa de formación de estrellas, por varias razones. En primer lugar, el polvo interestelar no atenúa ni absorbe radiación a esta longitud de onda; en segundo lugar, que es emitida por las estrellas masivas durante varias fases de su formación, a partir de objetos estelares jóvenes de regiones HII (zonas de gas ionizado) y remanentes de supernovas, y, por último, no hay necesidad de combinarlo con cualquier otro trazador.

Por estas razones, las mediciones en el rango elegido son una forma más rigurosa para medir la tasa de formación de estrellas masivas que los trazadores utilizados tradicionalmente. "Ahora podemos aplicar este método a muchas más galaxias, utilizando el telescopio Effelsberg de 100 m", ha concluido Rainer Beck de MPIfR, también co-autor del estudio.

 

Fotos

Vídeos