Un exdirectivo de Disney invertirá 3.500 millones en España para un complejo de ocio

'Elysium City'. Arriba, un hombre contempla el embalse donde se planea hacer una marina. A la derecha, recreaciones del megaparque. :: r. c. /
'Elysium City'. Arriba, un hombre contempla el embalse donde se planea hacer una marina. A la derecha, recreaciones del megaparque. :: r. c.

Un exdirectivo de Disney invertirá 3.500 millones en La Siberia Extremeña para crear un complejo de ocio y casinos

En Castilblanco, una localidad extremeña emplazada a mitad de camino entre su capital, Badajoz, y Madrid, los días pasan despacio y sin sobresaltos. Apenas son un millar de habitantes. La mayoría, trabajadores del olivar, ganaderos de ovejas y muchos pensionistas. En torno al 60% de los vecinos ronda la edad de jubilación. A falta de equipamientos de ocio -los más próximos se encuentran en Ciudad Real, a 140 kilómetros de allí-, se conforman con un polideportivo, una biblioteca, un gimnasio, un campo de fútbol y media docena de bares, además de tres tiendas de alimentación, un consultorio médico, una farmacia y una escuela con cuarenta niños matriculados. Pero su modesto inventario de servicios está a punto de cambiar de dimensión. Antes de la Nochevieja de 2023, incorporarán en su municipio un campo de golf de dieciocho hoyos, un parque acuático, una marina en el embalse de García Sola, un estadio con aforo para 40.000 espectadores, cuatro casinos, 3.000 plazas hoteleras, un helipuerto y 2.000 viviendas. Parece una película de Disney. Y en parte lo es.

Precisamente, un exdirectivo de la mayor factoría de fantasías animadas del mundo ha desembarcado esta semana en tierras pacenses con una ciudad inteligente bajo el brazo: 'Elysium City'. Quiere levantarla en la conocida como La Siberia Extremeña, un desierto humano de cielos azules y clima suave, eso sí, en el que apenas se encuentran 7,4 almas por kilómetro cuadrado. Esa es la pírrica media -la más baja de España- que arrojan los 20.000 residentes en los 17 municipios que articulan la zona. El promotor estadounidense John Cora ha puesto sus ojos, en concreto, en una superficie de 1.200 hectáreas de terrenos emplazada al sur de los Montes de Toledo y entre los ríos Guadiana y Guadalupe, dentro de la comarca de Cíjara, donde reina Castilblanco.

Su plan consiste en edificar un complejo turístico y de ocio «distinto de cualquier otro que se haya podido ver hasta ahora». Cora Alpha, la compañía que dirige y que capitanea el megaproyecto, contempla invertir 3.500 millones de euros en dos fases y contratar durante su construcción a entre 2.500 y 3.000 trabajadores. «Elysium City se abrirá en 2023, aunque no se completará hasta 2028, y recibirá 4,5 millones de visitas durante el primer año. Para el quinto de estar operativo habrá creado 15.000 empleos», anunció Cora, en presencia del entusiasmado presidente extremeño, el socialista Guillermo Fernández Vara, después de registrar el proyecto junto con un aval de 10 millones de euros, un estudio económico y un informe medioambiental.

A partir de ahora, el Gobierno autonómico dispone de seis meses para dar luz verde a un plan que la mayoría de los partidos políticos ve con buenos ojos. Tanto es así que, en verano, sacaron adelante la Legio (Ley Extremeña de Grandes Instalaciones de Ocio), elaborada ex profeso para 'Elysium', y que prevé un tipo tributario reducido y descuentos en las tasas de juego para grandes equipamientos. La norma salió adelante con los votos favorables del PSOE, que tiene mayoría, y la abstención de PP y Ciudadanos. Podemos la rechazó. De producirse una tramitación sin sobresaltos, las obras arrancarían, a continuación. Esto es, después del próximo verano.

Reserva de la Biosfera

La varita mágica de Cora, exvicepresidente de parques temáticos de Disney y, en su día, principal defensor de que España albergara EuroDisney, un parque temático que finalmente se levantó en París, ha tocado a Castilblanco. Y la Cenicienta está temerosa de encariñarse con el zapato de cristal. «Estamos expectantes y muy ilusionados. Esta es una zona virgen y tiene un potencial humano y natural inmenso. Parece que por fin ha llegado la oportunidad para nosotros. ¿Por qué no aquí? ¿Todo tiene que irse a las grandes ciudades? Sería la forma de hacer que retornara la gente que se ha ido, los estudiantes y de reanimar el pueblo», se relame la alcaldesa, María Ángeles Merino, del PP, quien lucha por aferrarse a la cautela y no echar las campanas al vuelo. «Aunque todo indica que va a ir hacia adelante, somos prudentes. Llevamos ya varios jarros de agua fría encima», admite a este periódico.

El cuento de Disney llega después de que otro grupo estadounidense, Triple Five, descartara en verano acometer un complejo similar, en los mismos terrenos de Castilblanco y con una inyección económica parecida. La firma renunció a su desarrollo por los difíciles accesos a una zona natural de bonita estética pero sin autovía, ni tren -la nueva estación de AVE de Talavera de la Reina, que sería la más próxima, se inaugurará en 2022 o 2023- y con el aeropuerto de Barajas a 228 kilómetros de distancia. Otras localidades españolas han visto también cómo se frustraban inversiones vinculadas igualmente con el juego, como Eurovegas, en Alcorcón; el Reino de Don Quijote, en Ciudad Real; o Gran Scala, en Los Monegros.

Los habitantes de Castilblanco se encomiendan ahora a Cora Alpha, mientras que los colectivos ecologistas ven una amenaza para una de las zonas de mayor valor ecológico del país por su fauna y flora. Esta singular riqueza podría reportar el próximo enero a La Siberia Extremeña la declaración de Reserva de la Biosfera, que la Unesco concede a los territorios que armonizan «la conservación de la diversidad biológica y cultural con el desarrollo económico y social, a través de la relación de las personas con la naturaleza».

Temas

Disney