El aviso de la Guardia Civil para evitar golpes: 'el método holandés'

El aviso de la Guardia Civil para evitar golpes: 'el método holandés'

La falta de prudencia de algunos conductores provoca este tipo de accidentes

Á.L.

Un atasco o una parada en plena vía para cualquier cuestión, pueden suponer que el vehículo que está detenido provoque un accidente. Puede suceder de muchos modos, pero hay uno concreto que puede tener una solución de lo más sencilla siguiendo el conocido como «método holandés«. La Guardia Civil aconseja su puesta en práctica.

Según los agentes, el método consiste en que una vez que el vehículo está detenido en cualquier circunstancia, para evitar que al abrir la puerta del mismo podamos provocar la colisión con, por ejemplo, un ciclista o un motorista, basta con abrirla con la mano contraria a la que se suele hacer. Es decir, en vez de abrir la puerta con la izquierda, hacerlo con la derecha.

El método demuestra que así se logra que la apertura sea más pausada y menos pronunciada. De modo que se puede evitar una colisión al no producirse una apertura repentina de la puerta. Y es que este tipo de accidentes se producen con más costumbre de la que pudiera parecer.

Hay otros métodos eficaces para estos casos. El más evidente es el que pide extremar la precaución y mirar antes de abrir el portón del vehículo. Para ello los espejos retrovisores son grandes aliados. Basta con mirarlos para poder cerciorarnos si viene un vehículo de dos ruedas o cualquier otro usuario proclive a impactar con la puerta de nuestro turismo.