5 alimentos que no debes lavar antes de consumir, según la OCU

5 alimentos que no debes lavar antes de consumir, según la OCU

Los motivos que desaconsejan lavar estos alimentos son tanto de salud como gastronómicos

IDEAL

La Organización de Consumidores y Usuarios desaconseja lavar algunos alimentos antes de cocinarlos o consumirlos. Ya que la premisa más importante para evitar intoxicaciones alimentarias suele ser la higiene, resulta chocante que se desaconsejen lavar estos alimentos, pero esta recomendación se debe tanto a motivos de salud como gastronómicos.

1. Huevos

No hay que lavarlos ni antes de guardarlos en la nevera ni cuando vayas a usarlos. La cáscara del huego es porosa y, además, tiene una fina capa de cutícula que la impermeabiliza e impide que los gérmenes pasen al interior. Si se lava el huevo, se podría eliminar esta capa y las bacterias penetrarían. Sí se debe evitar que: el exterior del huevo manche el interior al cascarlo, utilizar la cascara para separar la clara de la yema, y cascar el huevo en el borde del recipiente donde vayas a echarlo o comerlo.

2. Pollo

Lavar el pollo antes de prepararlo al parecer aumenta el riesgo de toxiinfección alimentaria en lugar de reducirlo. Para asegurar la inocuidad es importante que se cocine bien el pollo (no dejarlo semicrudo) y tener cuidado con la contaminación cruzada, es decir, no utilizar la misma tabla o los mismos utensilios de cocina usados para el pollo para manipular otros alimentos.

3. Filetes de cerdo y ternera

Igual que ocurre con el pollo, los filetes de cerdo y ternera no deben lavarse. En este caso la razón es que muchos de los nutrientes, así como los sabores y aromas, podrían perderse con el agua. Cocinando bien este tipo de carne se evitará cualquier intoxicación alimentaria.

4. Setas

Tanto silvestres como cultivadas, no hay que lavarlas con agua. Pierden mucho sabor y aroma y, además, cogen mucha agua, lo que provoca que no queden bien después de cocinarlas. La OCU recomienda que se limpien con un trapo húmedo o cepillo si la tierra está suelta, se pele el sombrerillo si está muy sucio, se recorten las zonas más dañadas, y se escalden en agua hirviendo si se van a añadir a un guiso. No se debe comer nunca setas que no hayan sido cocinadas.

5. Verduras en bolsa

Las verduras como espinacas, acelgas, ensaladas... que se venden en bolsa, independientemente que sean para cocinar o consumir en crudo, suelen lavarse con algún desinfectante en baja dosis para evitar patógenos, por lo que son bastante seguras. No tiene sentido volverlas a lavar.