Alfonso pinta en el Boreas, un barco de la II Guerra Mundial hundido en la Costa Brava a unos 25 metros de profundidad