Alertan de la estafa de Wallapop, que afecta a más de mil personas

Alertan de la estafa de Wallapop, que afecta a más de mil personas

Han sido cerca de un millar las personas afectadas por el timo que han llevado a cabo unos estafadores del municipio gaditano de San Fernando a lo largo y ancho de todo el país

A. O.

Aunque cada vez es más seguro comprar en Internet, adquirir productos online conlleva algunos riesgos que debemos tener en cuenta a la hora de realizar la transacción, ya que existen numerosas estafas, como la que ha tenido lugar a través de la plataforma de venta de artículos de segunda mano Wallapop.

Han sido cerca de un millar las personas afectadas por el timo que han llevado a cabo unos estafadores del municipio gaditano de San Fernando a lo largo y ancho de todo el país, por los que ya han sido detenidos los cabecillas. Tantos han sido los damnificados que muchos de ellos han creado grupos de WhatsApp para informarse unos a otros sobre la investigación y los pasos a seguir, además de compartir sus experiencias.

Al parecer, los timadores isleños contactaban con sus víctimas, les insistían en su seriedad e incluso fotografiaban DNIs falsos para identificarse. Algunos afectados han contando sus experiencias a medios de comunicación como el Diario de Cádiz.

Uno de ellos, por ejemplo, explica que fue en 2017 cuando encontró en Wallapop un iPhone 7 Plus por 500 euros que le resultó interesante, por lo que decidió ponerse en contacto con el vendedor. A través de WhatsApp, intercambiaron mensajes como fotografías del supuesto móvil. La víctima asegura que no terminaba de fiarse, por lo que le propuso firmar un contrato de compra-venta entre particulares. Ni corto ni perezoso, el delincuente accedió y le envió un DNI falso y un contrato por email.

Según explican los afectados, los detenidos utilizaban siempre cajeros para sus transacciones, mediante una herramienta que permite sacar dinero con un código enviado al titular de la cuenta por SMS y que este proporciona a la persona que extraerá el dinero. Una vez retirada la cantidad solicitada, desaparecían del mapa. Después utilizaban las fotos que sus víctimas les habían enviado de sus DNIs para suplantar su identidad con otras víctimas. Resultaban, por tanto, doblemente estafados: robaban su dinero y suplantaban su identidad para continuar su macroestafa.