«Mucho cuidado con el pollo»: un pediatra granadino alerta de las intoxicaciones alimentarias en niños en verano

Los niños son los más afectados por estas intoxicaciones, normalmente provocadas por el descuido de los adultos. /CREATIVE COMMONS
Los niños son los más afectados por estas intoxicaciones, normalmente provocadas por el descuido de los adultos. / CREATIVE COMMONS

«La gente no lo sabe, y a menudo se cree que con que se vea cocinado por el exterior es suficiente, pero su correcta elaboración es fundamental, ya que el interior puede quedar mal preparado y provocar enfermedades», afirma el doctor Bonal

EDUARDO SANZGranada Redactor

Las altas temperaturas son la seña de identidad del verano, pero estas no solo nos afectan a través del calor, también son un peligro para nuestra alimentación, ya que aumentan el número de intoxicaciones alimentarias, siendo estas especialmente comunes en niños según advierte la Sociedad Valenciana de Pediatría (SVP).

Las intoxicaciones alimentarias se producen por la ingesta de alimentos contaminados por bacterias, virus o toxinas nocivas. Estas bacterias pueden encontrarse en los alimentos por diversos motivos, pero se encuentran especialmente en productos que han visto interrumpida su cadena de frío o que se han extraviado por el calor.

Según informa a IDEAL el pediatra experto en alergias alimenticias, José Luis Bonal Villanova, «la estricta normativa en salud alimentaria y los estrictos controles de salud en los establecimientos, han hecho que sea altamente improbable contraer una infección comiendo en algún local de la calle o consumiendo algún producto del supermercadoa excepción de algunos casos aislados».

El doctor Luis Bonal en su consulta.
El doctor Luis Bonal en su consulta. / LUIS BONAL

Sin embargo, según afirma el doctor Bonal, a pesar de esta mejora en la salud alimentaria de los establecimientos, los casos de intoxicaciones alimentarias que llegan a su consulta siguen incrementándose. La explicación, según afirma, se encuentra en la relajación de las costumbres: «A pesar de que se hace mucho hincapié en los productos adquiridos en establecimientos, aquí se encuentra el principal riesgo es en el ámbito familiar. Con las barbacoas y las prisas durante el verano, a menudo se rompe la cadena de frío de los alimentos, y ahí se producen la mayoría de infecciones tanto en niños como adultos».

Dentro de los alimentos que recomienda evitar, el pediatra hace hincapié en uno en específico: «El alimento con el que más cuidado hay que tener es el pollo, del cual se contraen la mayoría de las gastronteritis. La gente no lo sabe, y a menudo se cree que con que se vea cocinado por el exterior es suficiente, pero su correcta elaboración es fundamental, ya que el interior puede quedar mal preparado y provocar enfermedades. Aparte, por supuesto, ante cualquier duda con algún huevo o derivados, es mejor no consumirlos ni dárselos a los niños».

Finalmente, como claves fundamentales, el doctor recomienda encarecidamente una correcta hidratación, no relajarse en la preparación de los alimentos (sobre todo en barbacoas) y, en especial, no romper la cadena de frío.