La verdad del whatsapp de los aires acondicionados en los coches: ¿expulsan benceno realmente?

La verdad del whatsapp de los aires acondicionados en los coches: ¿expulsan benceno realmente?

Se trata de un mensaje falso que circula por Internet y WhatsApp desde hace varios años

IDEAL

WhatsApp se convierte en muchas ocasiones en el lugar por el que circulan numerosos bulos e informaciones completamente falsas. El último bulo destapado es el mensaje de un pediatra que advierte de que en un coche estacionado al sol y a más de 16º de temperatura los niveles de benceno son muy altos, y que aumentan si al entrar en el coche ponemos el aire acondicionado sin bajar antes las ventanillas. Según dicho mensaje, el aire caliente acumulado en el sistema de climatización saldrá expulsando aún más benceno que los ocupantes del vehículo respirarán. Este mensaje difundido en cadena añade que el benceno afecta al riñón y al hígado y que es muy difícil expulsar esta toxina «cancerígena» del cuerpo. Según dicho mensaje el benceno envenena los huesos y produce abortos, entre otras cosas.

Ha sido la web Maldita Ciencia la encargada de destapar este bulo que, según explican, lleva años circulando y que, entre otros, ha desmentido la Organización de Consumidores y Usuarios.

La OCU señala que el benceno es un disolvente orgánico derivado del petróleo y que forma parte de la gasolina. Efectivamente es un potente tóxico y cancerígeno que obliga a las personas que trabajan con él a seguir estrictas reglas de salud laboral. No obstante, cuando un coche sale de fábrica, el benceno utilizado para alguno de sus materiales se evaporó hace tiempo ya que, de hecho, se evapora con más facilidad que el agua. Por tanto, no hay riesgo de intoxicación por benceno al meterse en un coche caliente. En cuanto al consejo de ventilar el coche antes de encender el aire acondicionado, señala la OCU que simplemente sirve para refrescar el vehículo de forma más eficiente.

Maldita Ciencia explica que se han realizado algunos estudios cuyas conclusiones están relacionadas con este hecho. En 2001 un estudio de Corea analizó la exposición a algunos compuestos de personas que viajan en coche y transporte público y concluyó que las personas que van en coche parecen sufrir una mayor exposición al benceno pero que éste proviene del combustible y no de los componentes internos del coche. Además la exposición parecía ser mayor en invierno que en verano. Otro estudio realizado en Alemania en 2007 analizó las diferencias de impacto en la salud de un coche nuevo y otro con tres años de antigüedad aparcados al sol, y concluyó que no parecía haber amenaza en los compuestos de ninguno de los dos.