El agua del Mediterráneo, más caliente que nunca: entre 3 y 4 grados más de lo habitual

Las playas de Almuñécar, a reventar. /JAVIER MARTÍN
Las playas de Almuñécar, a reventar. / JAVIER MARTÍN

Meteorología atribuye la elevada temperatura del mar a la reciente ola de calor y rechaza que este fenómeno se vaya a traducir en fuertes lluvias en otoño

La temperatura superficial del agua en el Mediterráneo casi ha llegado a los 30 grados, mientras que en el Cantábrico se han registrado cerca de 25, unas cotas que se sitúan entre 3 y 4 grados por encima del promedio para esta época, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). «Cada ves es más frecuente que el agua del mar este más cálida de lo normal», explicó ayer Rubén del Campo, de la Aemet, analizando unos datos que «corresponden a mediciones del agua superficial realizadas por satélites».

Del Campo puso de manifiesto que «el origen de este calentamiento estaría motivado por la reciente ola de calor registrada en la Península Ibérica, asociada a una fuerte insolación y estabilidad atmosférica». Explicó que la temperatura del agua del mar suele alcanzar sus valores máximos a mediados de agosto, si bien «cada vez es más frecuente que la capa más superficial del agua del mar esté más caliente de lo normal».

Al margen de esta circunstancia, que está provocando que las sensaciones que experimentan muchos bañistas al entrar en el mar sea la de sumergirse en una especie de sopa tibia, la Aemet rebatió la «creencia popular» de que una temperatura anormalmente alta del agua de mar vaya a desembocar, necesariamente, en episodios de lluvias torrenciales en los meses siguientes. Como ejemplo pone el caso de la Comunidad Valenciana en 2017, en el que se registraron temperaturas en la superficie del mar cercanas a los 30 grados a lo largo del verano y no por ello el otoño acabó siendo extremadamente húmedo.

El portavoz de la Aemet recordó además que el Quinto Informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), perteneciente la Organización de Naciones Unidas (ONU), advierte de que los océanos están absorbiendo la mayor parte de la energía suplementaria que se está incorporando al sistema climático.

 

Fotos

Vídeos