Alertan del mosquito japonés que ya está en España y podría transmitir el 'virus del Nilo'

Ya se ha detectado en zonas de la cornisa cantábrica y podría expandirse más rápido que el mosquito tigre

El mosquito 'Aedes japonicus'/
El mosquito 'Aedes japonicus'
ELENA QUIRANTES Granada

El mosquito tigre ('Aedes albopictus'), que cada verano molesta a los habitantes de la costa mediterránea, no es el único mosquito invasor presente en España. Desde 2018, otra especie del mismo género que el tigre ('Aedes') habita en algunas zonas del norte de España: el 'Aedes japonicus'.

Este mosquito es nativo de Corea, Japón, Taiwán, Sudeste de China y Rusia, pero se ha ido expandiendo a nuevas áreas geográficas desde la década de 1990 principalmente a través del comercio de neumáticos usados, según indica un informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES).

En Europa fue detectado por primera vez en el año 2000 en el norte de Francia, lo que lo convirtió en la tercera especie de mosquito invasor notificada en el continente. Posteriormente se ha identificado en varios países del centro y norte de Europa, como Suiza y Alemania. Según el mapa de distribución del 'Aedes japonicus' elaborado en mayo por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), este mosquito está establecido principalmente en Suiza, el suroeste de Alemania, el noreste de Francia, Austria y Eslovenia.

En España la presencia de este mosquito se confirmó por primera vez el 10 de julio de 2018 en una zona delimitada del consejo de Siero (Asturias), tal y como explica el citado informe del CCAES. El hallazgo se produjo a través de Mosquito Alert, una plataforma de ciencia ciudadana coordinada por diferentes centros de investigación públicos. Una persona anónima observó esta especie y envió unas fotografías que fueron evaluadas por entomólogos de Mosquito Alert. Posteriormente se realizó una inspección de campo que confirmó la presencia de diferentes fases biológicas de este vector.

Mikel Bengoa, doctor en Entomología, explica que «está establecido principalmente en la cornisa cantábrica porque prefiere los climas fríos». Este mosquito también prefiere zonas rurales y boscosas, por lo que «los bosques frondosos de Cantabria, País Vasco o Asturias pueden ser un hábitat agradable para él», añade Bengoa.

Según el mapa elaborado por el ECDC, este mosquito está establecido en Asturias e introducido en Cantabria. No obstante, Bengoa explica que no se sabe muy bien cuáles son las zonas en las que está establecido actualmente. «Las únicas referencias que tenemos son gracias a las fotos que envían los ciudadanos, por lo que no sabemos exactamente su alcance», señala. Bengoa añade que seguramente su distribución sea mayor del que se cree porque, al no ser muy agresivo, no origina muchos problemas en los humanos.

En cuanto al tipo de lugares que utiliza para poner larvas, Bengoa explica que «los pocos lugares de cría que se han encontrado estaban en abrevaderos de animales y fuentes de montaña». Bengoa matiza que existen aún pocos datos sobre esta especie para asegurar algo, aunque señala que «cualquier recipiente que tenga agua es susceptible de convertirse en foco de cría», si bien «no se sabe cuál es la calidad de agua que necesita».

El citado informe del CCAES indica que el 'Aedes japonicus' «puede criar en una amplia gama de hábitats acuáticos, tanto naturales como artificiales, incluidos charcos en rocas, neumáticos, envases de leche, cubos, etc. Tiene menos exigencias en comparación con Ae. Albopictus [mosquito tigre], lo que podría facilitar la expansión de esta especie». De hecho, Bengoa cree que, si bien este mosquito prefiere los climas fríos, tampoco es descartable que pueda extenderse a otras zonas de España si se va adaptando a la climatología. Por ello este experto considera que «hay que seguirle la pista para ver por dónde se va a distribir».

En cuanto al riesgo que supone este mosquito para la salud, Bengoa explica que puede ser «buen transmisor del virus del Nilo Ocidental», que normalmente afecta a aves y caballos pero que a veces puede contagiar a humanos. Por ello Bengoa señala que «hay que vigilarlo». El informe del CCAES concluyó en 2018 que «el riesgo de transmisión autóctona de enfermedades asociadas a este vector se considera en este momento muy bajo para España, pero debe ser reevaluado a medida que avance la investigación entomológica».

Para deshacerse de este mosquito lo más eficaz es «eliminar los focos de cría» según Bengoa. El entomólogo reconoce que esto puede ser más complicado en el caso del 'Aedes japonicus' ya que «los focos de cría que se han encontrado hasta ahora son abrevaderos y fuentes de montaña, que no se pueden eliminar porque los animales los necesitan». Para estos casos, Bengoa recomienda hacer una renovación más constante del agua. En cuanto a la protección personal, este experto aconseja usar repelentes tópicos para evitar las picaduras.