El producto "filón" de Mercadona y todas sus novedades que están al caer

El producto "filón" de Mercadona y todas sus novedades que están al caer

Además, habrá pasillos mucho más anchos, un nuevo carro de la compra y varios modelos de cestas, mucho más ergonómicos y ligeros

COLPISA

Siguen pasando los años y Mercadona no tiene rival. Acumula el 23% del mercado de la alimentación, triplicando el porcentaje de sus competidores más directos: Carrefour y Dia, ambas con el 8,5%. Su ascenso ha sido meteórico desde que a principios de los años 80 Juan Roig y su esposa compraran al padre de éste los ocho ultramarinos que tenía.

Quince años después, en 1996, ya sumaban dos centenares de tiendas y ponían en marcha una de las claves de su éxito: las marcas propias de Hacendado, Bosque Verde, Deliplus y Compy. Su crecimiento era imparable: 500 centros en 2001, 1.000 en 2006 y 1.500 en 2014 hasta llegar a los 1.614 establecimientos actuales repartidos por toda la geografía española. Solo les queda implantarse en Ceuta y Melilla, adonde llegarán en 2018. Y también dar el salto internacional, que será en 2019, cuando abran cuatro tiendas en Portugal con el firme propósito de 'conquistar' el país entero.

Cualquiera se sentiría más que satisfecho. Pero no Juan Roig. "El negocio en el corto plazo no me preocupa porque estamos muy saneados", explicó el presidente en la única comparecencia ante la prensa que realiza cada año, durante la presentación de los resultados. "Tenemos que preocuparnos del Mercadona en el largo plazo", dijo con total rotundidad. Para ello -anunció-- se reformarán todas y cada una de las más de 1.600 tiendas, a fin de adaptarlas a ese nuevo modelo por el que apuestan. Y con especial protagonismo de los productos frescos, justamente lo que hace pocos años era el talón de Aquiles de esta empresa.

No importa que esto signifique que en los próximos dos años los beneficios se reducirán a una tercera parte, teniendo en cuenta que realizarán la mayor inversión de su historia (1.200 millones solo en 2017), que las ventas se resentirán al tener cerrados el 1% de sus establecimientos y que lo que se gastarán en su mantenimiento se cuadruplicará hasta suponer 200 millones. "Tenemos que pagar para que el 'Jefe' (lo que en su argot personal significa 'cliente'), el trabajador, el proveedor y la sociedad estén satisfechos. Primero hay que conseguirlo y luego ya llegará el beneficio", se empeñaba en explicar Roig. "Si hacemos esto, a largo plazo tendremos una maravilla", auguró con convicción.

Por lo tanto, manos a la obra. El nuevo modelo de tienda eficiente se estrenó en diciembre en dos establecimientos en Valencia y Granada y durante este año se ha puesto en marcha en varios lugares más. La idea es que antes de 2023 estén todas completamente renovadas.

Pero, ¿cómo será ese supermercado del futuro? Lo que se pretende es mejorar la distribución, decoración y disposición de las secciones, con el fin último de mejorar y optimizar la experiencia de compra de sus clientes. Para ello la compañía ya ha presentado un diseño totalmente renovado con nuevos colores y materiales, tanto en la fachada exterior como en la distribución interior. Apuesta así por amplios espacios diáfanos que faciliten la entrada de la luz natural y colores cálidos, al tiempo que cuenta con instalaciones más ecoeficientes (se reducirá un 40% el consumo energético). Habrá pasillos mucho más anchos, un nuevo carro de la compra y varios modelos de cestas, mucho más ergonómicos y ligeros, sin olvidarse de la temperatura, que será más agradable. "Vamos a quitar el frío de Mercadona", prometió Roig.

El zumo de naranja

Pero el gran reto son los frescos. Y ahí es donde se concentrarán los esfuerzos y adonde irán principalmente las inversiones. Así, seguirán introduciendo en todos sus supermercados el nuevo servicio de zumo de naranja fresco recién exprimido que tanta aceptación está teniendo. El propio cliente, a través de una sofisticada máquina, se exprime en un instante su zumo, que se lleva a casa en botellas de medio y un litro. Esto ha supuesto incrementar en 2.500 toneladas la compra de naranjas a lo largo de 2016. "Vende una animalada", en palabras de Roig.

El pescado lo compran directamente en un total de 80 lonjas españolas y de ahí directo al supermercado. Además, han creado una nueva exposición para los productos de concha y el último gran hito es la venta de sushi, que ya han incorporado en 17 tiendas en las que venden cada día 100 unidades. "Lo que no vendemos en el día lo tiramos", apuntó el presidente.

Eso sí, todavía tienen que mejorar más -admitió Roig- en las secciones de carne y charcutería, aunque parece que ya tienen el modelo de éxito. Su idea es seguir apostando por los productos envasados (más de 300), incorporando a su vez en todos los centros un punto de corte que permite que el cliente se lleve el producto como él elija. Por su parte, también introducirán el corte a cuchillo para los embutidos ibéricos. Y todo ello sin coste adicional. Por último, en la sección de horno también habrá cambios y ya están ampliando las instalaciones.

Donde se augura una revolución es en el comercio electrónico. El presidente considera ahora que puede sacarle rentabilidad al mercado 'on line' -que para el grupo solo supone el 1% de sus ingresos- y anunció que en 2018 tendrán una nueva página web con una concepción "completamente distinta". "Sorprenderemos a la gente", prometió.