¿Qué pasaría si solo tuviéramos el horario de verano?

¿Qué pasaría si solo tuviéramos el horario de verano?

A partir de esta madrugada deberemos adaptar nuestros relojes al horario de verano

FRAN JUSTICIA

Esta madrugada cambia la hora, a las 2:00 serán las 3:00, perderemos una hora de sueño, y entraremos oficialmente en el horario de verano. En teoría los cambios de hora están motivados por algunas ventajas como gastar menos luz, pero, ¿es real? Un estudio se ha encargado de estudiar a fondo esta cuestión y según parece no es oro todo lo que reluce, por lo que contar con el horario de verano permanentemente y desechar el de invierno sería una opción perfecta para vivir durante todo el año.

En primer lugar, con el horario de invierno nos despertamos cuando aún es de noche y llegamos de trabajar cuando también es de noche, lo que nos sume en un profundo estado de depresión, ya que tenemos la sensación de que apenas hemos aprovechado el día. Sin embargo, con el horario de verano, nos despertamos de día y cuando llegamos a casa aún es de día, por lo que podemos aprovechar para salir a pasear, llevar a los niños al parque, etc.

Algunos estudios también han revelado que con el horario de verano se producen menos robos, puesto que los ladrones prefieren aprovechar la oscuridad para sus delitos, así como también se producen menos ataques al corazón, se reduce el número de accidentes y atropellos, y aumenta el turismo y el consumo comercial, ya que más horas de luz significa más gente por la calle comprando y visitando la ciudad.

Por otro lado, también han indicado que los cambios de hora ocasionan que produzcamos menos, ya que nuestro cuerpo se tiene que adaptar a este nuevo ritmo y horario, por lo que si eliminamos el cambio de hora evitaríamos esa pérdida de productividad.

Finalmente el último alegato en contra del cambio de hora y a favor del horario de verano de forma permanente es que según varios estudios no está demostrado que con el cambio horario se ahorre energía, puesto que el ahorro nocturno se compensa con la gran demanda de la mañana.

Por tanto, ¿por qué no nos quedamos con un único horario, sea el de invierno o sea el de verano? El debate está servido.