Las otras 'gambas' similares a los Oscar: de Juan Gabriel resucitado al ganador invisible

Ariadna Gutiérrez es consolada por sus compañeras al rectificarse el cetro de Miss Universo 2015./
Ariadna Gutiérrez es consolada por sus compañeras al rectificarse el cetro de Miss Universo 2015.

El reparto de gazapos sonados no solo marca a los Oscar

J. VÁZQUEZ

Rectificar es de sabios. Y errar es humano. Claro que si uno, o una, comete un gazapo de bulto ante millones de espectadores de todo el mundo, aferrarse al salvavidas del refranero -tan implacable unas veces, tan condescendiente otras- no acabe quizás de procurar todo el alivio deseado. Al menos, en los primeros instantes. Sobre ello podrían hablarnos Warren Beatty y Faye Dunaway, aunque en su caso, tan veteranos, tan curtidos, tan idolatrados, tan presentes en su tiempo en los sueños sexuales de media humanidad... a estas alturas bien es posible que se la traiga pero que muy al pairo haber leído hace dos días 'La La Land' donde debía anunciarse 'Moonlight'. Y, en todo caso, a pesar del alboroto organizado, confundir en primera instancia el título de la mejor película en la reciente entrega de los Oscar no será tan grave en un país donde, según su nuevo presidente, la inmensa mayoría de medios y periodistas mienten, embaucan e injurian cada día de forma premeditada.

Indultemos pues para siempre a Warren y a Faye. También a PriceWaterhouseCoopers, la consultora encargada de custodiar los sobres de la gala. A fin de cuentas, hasta los mejores jugadores de póker equivocan su mano ocasionalmente. Y tampoco los protagonistas de 'Bonnie and Clyde' han sido los primeros ni serán los últimos en errar. El que esté libre de pecado...

Un gallo ruidoso

Una gamba muy sonada la sirvió el pasado noviembre, en la entrega de los Grammy Latinos, Andrés Ceballos, vocalista del grupo madrileño DVicio, que desafinó de lo lindo al anunciar la distinción al álbum tradicional del año a Juan Gabriel. Ceballos aguardó un momento y, ante la ausencia del galardonado en el escenario del T-Mobile de Las Vegas, salió del engorro como pudo: «No ha venido. La Academia se encargará de hacerle llegar el premio», dijo ante el pasmo general. Ceballos no sabía, o no recordó en ese momento, que el cantante mexicano había fallecido unos meses antes y la condecoración se le otorgaba a título póstumo. Su estridente gallo recorrió el mundo entero.

Algo debe de tener Las Vegas que cruza los circuitos. ¿Será la arena del desierto?, ¿las múltiples distracciones que ofrece la 'ciudad del pecado'? Lo cierto es que otro sobresaliente desliz se produjo sobre el escenario del teatro The AXIS de la localidad de Nevada en diciembre de 2015, en la 64 edición de Miss Universo. Steve Harvey, presentador del acto, anunció como ganadora a la colombiana Ariadna Gutiérrez, una belleza a una semana de cumplir 22 años. Lágrimas de alegría, felicidad exultante de la... ¿triunfadora? Pues no. El sollozo de júbilo se transformó en amargo cuando, a los tres minutos, la organización desveló que el cetro correspondía en realidad a la germano-filipina Pia Alonzo Wurtbach, a sus 26 años una de las reinas de mayor edad del torneo. Se comprende el desconsuelo de su competidora colombiana.

Mucho más cerca, aquí, en Madrid, en los Goya de 2013, la actriz Adriana Ugarte no dudó en comunicar el tema 'Líneas paralelas' de la película 'Los niños salvajes' como premio a la Mejor Canción Original de ese año. Estaban sus autores subiendo eufóricos a escena cuando Adriana tuvo que rectificar: el 'cabezón' era para 'No te puedo encontrar' de 'Blancanieves', que se embolsó diez premios.