Un Guardia Civil amaga con denunciar por "desacato" a un árbitro en un partido de Tercera

El árbitro Morillo Cotano, en un partido./
El árbitro Morillo Cotano, en un partido.

Al acabar el partido se personó en el vestuario en compañía de dos agentes: “Fue una situación ridícula. Me tuve que reír. Está claro que no te lo esperas”, reveló el colegiado

IDEAL.ES

No se lo podía creer. El árbitro extremeño José Ángel Morillo Cotano vivió el pasado domingo una situación inimaginable con un miembro de la Guardia Civil, quien estuvo a punto de denunciarle por desacato. Y todo porque el miembro de la Benemérita insistía en que allí mandaba él, como voz de la autoridad, y no el colegiado.

Así lo recoge El Periódico de Extremadura, quien relata la curiosa historia del colegiado a lo largo del transcurso del partido que enfrentó en el estadio Francisco de Zurbarán al Fuente de Cantos y al Valdelacalzada, en la Tercera división extremeña.

En declaraciones a ese medio, el trencilla aseguró que por sorpresa antes del inicio me estaba esperando un Guardia Civil en el terreno de juego. Se colocó al lado del banquillo visitante cuando no debía hacerlo. Decía que quería hablar conmigo, pero no le hice mucho caso ya que tenía yo bastante con lo que tenía que arbitrar. En el descanso quiso hablar conmigo también, reconoció.

Según aseguraron quienes vivieron el partido en el recinto deportivo, a la conclusión del mismo, el miembro de la autoridad se personó en el vestuario en compañía de dos agentes donde se produjo un amago de denunciar por desacato. Algo que por fortuna quedó en nada.

Fue una situación ridícula. Me tuve que reír. Está claro que no te lo esperas, sentenciaba el árbitro. El duelo finalizaría con victoria local por 2-0 y probablemente pasará a la historia por el intento de haber sido dirigido desde el exterior del terreno de juego.