Sierra Nevada mantiene, de momento, la fecha de apertura pese a estar «trabajando con bastante nieve real»

Estado de Sierra Nevada este pasado fin de semana./ALEJANDRO MOLINA
Estado de Sierra Nevada este pasado fin de semana. / ALEJANDRO MOLINA

Desde Cetursa afirman que «noviembre es un mes destinado a la preparación» y que «se están concentrando los esfuerzos en las zonas de Borreguiles y Río»

DIEGO CALLEJÓN

Tras el temporal acaecido sobre la provincia de Granada en los últimos días, Sierra Nevada ha llegado a acumular hasta veinte centímetros de espesor de nieve en la zona de Padrollano, lo que podría llevar a pensar en un posible adelanto de la fecha de apertura de sus pistas de esquí. Sin embargo, fuentes de Cetursa han confirmado al periódico IDEAL que «por el momento no se plantea modificar la fecha de estreno fijada», la cual continúa establecida en el sábado 1 de diciembre.

«Es cierto que estamos trabajando con bastante nieve real, ya que tanto ayer como el miércoles pasado las precipitaciones heladas se dejaron notar en la Sierra», afirman los responsables de Cetursa. No obstante, insisten en que «toda la nieve que caiga es poca» para adelantar la fecha de apertura, ya que «noviembre es un mes de preparación« y aún se está trabajando en »asentar la zona de Borreguiles y Río, que necesitan un aporte adicional«.

Es precisamente en estas áreas donde los trabajadores de Sierra Nevada concentran sus mayores esfuerzos. Preguntados sobre si un posible adelanto de la fecha de apertura requeriría una contratación extraordinaria de personal, los responsables de Cetursa aseveran que «se está contratando a gente estas fechas pero pensando en las tareas de preparación».

Diferencias respecto al año pasado

Para Cetursa, la «gran diferencia» respecto a la temporada pasada por estas fechas es que «se está trabajando con una importante cantidad de nieve real que en 2017 no teníamos». Del mismo modo, cuentan que las tareas que se están realizando estos días consisten en «el pisado y consolidación de la nieve por parte de las máquinas», con el fin de dejar las pistas preparadas para su apertura.

«Una nieve pisada tiene más posibilidades de quedarse y de constituir la base del futuro que una nieve no pisada, ya que la segunda sería más vulnerable tanto al calor como al viento», explica Cetursa. En última instancia, afirman que «no hay una temporada parecida a otra» y que su único objetivo es «seguir trabajando con el material que tenemos, que es la nieve».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos