Sierra Nevada enseña ya su estampa más invernal