Sierra Nevada cierra este domingo tras 163 días y con 'forfait' a cinco euros

Un esquiador desciende por una pista de Sierra Nevada./A. M.
Un esquiador desciende por una pista de Sierra Nevada. / A. M.

El domingo habrá 67 kilómetros de pistas y los usuarios solo tendrán que abonar el seguro obligatorio para esquiar

ALEJANDRO MOLINASierra Nevada

Desde hoy Sierra Nevada es la única estación de esquí española abierta al público. Con el cierre ayer de Masella (Gerona) las pistas granadinas son las únicas operativas y así seguirán hasta el próximo domingo, cuando se ponga fin a una temporada especialmente larga y productiva.

El domingo tan sólo habrá que pagar los cinco euros correspondientes al seguro obligatorio de viajeros para poder esquiar y el parking de Pradollano, como lleva pasando toda esta semana, será gratuito. Habrá 67 kilómetros de pistas abiertas en todas las áreas del dominio esquiable, incluida la Laguna. Esto significa que estará operativo todo el desnivel (1.200 metros) y se podrán usar diez medios mecánicos.

Se llega así al final de una campaña que, a falta de datos oficiales, parece que va a estar entre las mejores de la historia en cuanto a afluencia y días de esquí. La temporada adelantó una semana su inicio sobre el calendario previsto y también cierra una semana más tarde de lo que se había planeado. Esto da como resultado 155 días de pistas abiertas y que podrían haber sido más si no se hubiesen registrado siete días de cierre total y uno parcial.

A falta de datos oficiales, la temporada estará entre las mejores de la historia

Lo bueno es que, salvo los dos de Semana Santa, estos cierres no se produjeron en fechas clave y no afectaron especialmente a la facturación, como sí ocurrió el año pasado. De estos siete cierres, tres han sido en abril, que siempre es el mes de menor afluencia.

Balance positivo

Así las cosas, el balance de temporada promete datos de afluencia muy potentes tras 155 días con las maquinaria a pleno rendimiento, predominio de sol y buena nieve. Durante casi todo el ejercicio la superficie esquiable ha estado por encima de 80 kilómetros, a pesar de que no ha sido este un invierno de muchas precipitaciones.

En realidad sólo se han registrado cuatro nevadas considerables y algunas otras de baja intensidad. De hecho, la mayor nevada se produjo entre el 30 de octubre y el 1 de noviembre, algo que creó una base excelente y permitió al trabajo de cañones ser mucho más efectivo de cara a la Navidad. Después de aquello mucho sol y fines de semana con Borreguiles a rebosar de esquiadores. Y es que nevar mucho no es siempre sinónimo de buena facturación, más bien es al revés. Sirva como ejemplo el caso de Baqueira Beret este año, que con muy pocas precipitaciones en Navidad ha conseguido su tercera mejor temporada en número de esquiadores (876.008).