El día y la noche se encuentran en el Veleta

El alba despunta en Sierra Nevada (Galería)/ALEJANDRO MOLINA
El alba despunta en Sierra Nevada (Galería) / ALEJANDRO MOLINA

Pocas cosas hacen que merezca la pena levantarse a las cinco y media de la mañana. Es lo que hace falta, por ejemplo, para subir desde Pradollano hasta el Veleta y poder disfrutar con uno de los amaneceres más bellos que existen

ALEJANDRO MOLINA

Pocas cosas hacen que merezca la pena levantarse a las cinco y media de la mañana. Es lo que hace falta, por ejemplo, para subir desde Pradollano hasta el Veleta y poder disfrutar con uno de los amaneceres más bellos que existen. El pasado domingo fueron dieciséis las personas que se dieron el madrugón y todas aseguraban que repetirían. Se podrán decir muchas cosas sobre esta impresionante vista, pero destaca sobre todas la extraña sensación de ver el sol instalando el día sobre la cumbre del Mulhacén para girar un poco la cabeza y deleitarse con el cielo estrellado y la luna sobre una Granada para la que todavía es de noche. Es mágico. No falta quien pregunta ¿qué pico es ese que hay en dirección a Málaga?. No es una montaña ni tampoco la portada del mítico disco 'Dark Side of the Moon', es la pirámide perfecta que forma la sombra del Veleta, que se extiende sobre la Vega de Granada y más allá, hasta superar la Sierra Tejeda. La temperatura es capítulo a parte. A las siete de la mañana del domingo veintinueve de julio el termómetro a penas superaba los ochos grados de temperatura. En estos días en los que parece que el calor por fin ha llegado en su máximo esplendor, Sierra Nevada parece vivir ajena a todos los tópicos estivales. Así en Sulayr, la montaña del sol.

Fotos

Vídeos