Montañeros inician una campaña para salvar el primer refugio de la Sierra

El albergue se encuentra en el corazón de Sierra Nevada, a 2.250 metros de altura. :: /UGR
El albergue se encuentra en el corazón de Sierra Nevada, a 2.250 metros de altura. :: / UGR

El club Sociedad Sierra Nevada está recaudando fondos para evitar que se caiga el histórico albergue San Francisco que lleva años abandonado

JOSÉ MENDOZA MAYO

En plena Sierra Nevada, en los Campos de Otero, se localiza al abrigo de los Peñones de San Francisco el primer albergue estable construido en esta sierra. Durante sus más de cien años de historia ha tenido diversas funciones, entre las que se pueden destacar su papel fundamental en el desarrollo de los deportes de invierno, tanto a nivel local como a nivel nacional, o su pasado militar, convirtiéndose en base y objetivo militar durante la Guerra Civil.

Con una historia llena de sobresaltos, el refugio hoy apenas conserva, de mala manera, una parte del edificio original, que cuenta con un alto valor patrimonial según un informe de Universidad de Granada, que ya en 2017, advirtió de la necesidad de rehabilitar la construcción. Por ello, el Sociedad Sierra Nevada, uno de los clubes montañeros pioneros en España, el primero fundado en Andalucía, ha decidido comenzar una campaña de financiación popular para salvar el edificio que el propio club construyó en 1915, en la que los colaboradores «recibirán recompensas que simbolicen su colaboración», según explican en su página web.

Imagen del albergue original, antes de ser destruido. ::
Imagen del albergue original, antes de ser destruido. :: / UGR

El presidente del club montañero, Juan Antonio Fajardo Ureña, hace un llamamiento a los granadinos a que «apoyen este proyecto de la misma manera que Granada apoyó el proyecto en la construcción original», que se convirtió en el primer refugio para caminantes y senderistas de la zona, así como la primera pista de esquí en la provincia, aunque «la construcción de la Estación de Esquí de Sierra Nevada al otro lado, en Monachíl, provocó que poco a poco la gente lo fuera olvidando». Y así hasta hoy, cuando su deterioro y su abandono es evidente.

«Su localización estratégica hizo que durante la Guerra Civil ambos bandos alternaran la ocupación del refugio«

«No se puede dejar en el abandono absoluto un edifico que tiene tanta historia», continua Fajardo Ureña, que recuerda que el lugar, no es sólo emblemático para los deportes de invierno, sino también es un sitio cargado de historia de España. «Su localización estratégica hizo que durante la Guerra Civil ambos bandos alternaran la ocupación del refugio. De hecho, originalmente eran dos cúpulas, pero uno de los bandos decidió volarlo con explosivos al abandonarlo, destruyendo gran parte del edificio original y dejando sólo lo que hoy en día podemos ver».

«Memoria viva»

Pese a los esfuerzos del club montañero por mantener y conservar un edificio que califican como «memoria viva de Sierra Nevada», los recursos con los que cuenta la Sociedad Sierra Nevada son limitados. Es por ello que acuden a los granadinos para intentar sacar adelante el proyecto. Un proyecto cuyo primer objetivo es «salvar la memoria histórica de nuestra sierra», pero que después buscará rehabilitar la zona para el uso y disfrute de todos, «no sólo de nuestros socios, esto es para todos los amantes de nuestra montaña»

Para restaurar el inmueble, Sociedad Sierra Nevada ha organizado una agenda que se divide en cinco grandes bloques. La primera de ellas, de extrema urgencia, pasa por evitar el derrumbamiento del edificio actual. Para ello, el club necesita recaudar 8.000 euros, de los cuales actualmente ya han conseguido recaudar más de 1.700 euros, por lo que han superado el 20% de esta primera fase, en la que han contado con el apoyo de diversas empresas, de otros clubes de montaña o de famosos montañeros como Ferrán Latorre o Sebastián Álvaro. Con este dinero se busca sellar el refugio, evitando la entrada de agua y humedad, dos factores que provocan grandes daños estructurales, especialmente en Sierra Nevada, donde las inclemencias del tiempo son especialmente duras.

«La prioridad es cubrir el primer punto, los 8.000 euros iniciales son urgentes para evitar que se caiga» Juan Antonio Fajardo Ureña

Las cuatro fases siguientes, una vez evitado un mayor daño permanente en el edificio que pueda poner en riesgo su existencia, serán dirigidas en busca de habilitar el edificio para albergar entre 12 y 14 personas en las mejores condiciones posibles. La segunda etapa de la rehabilitación, que tiene un presupuesto de 15.000 euros, se centrará en la fachada mientras que fase tercera que necesitará 13.000 euros más permitirá recuperar los servicios básicos (agua, electricidad, fosa séptica, energía solar, etc...). Las últimas dos fases serán para acondicionar el interior, tanto la estructura como el mobiliario y suman 38.000 euros, lo que hace un global de 74.000 euros para todo el proyecto.

«La prioridad es cubrir el primer punto, los 8.000 euros iniciales son urgentes para evitar que se caiga», insiste Ureña, mientras que los otras fases de la rehabilitación se irán acometiendo más a largo plazo. «Se trata de un proyecto de futuro, primero debemos salvar el edificio, luego ya podremos crear un lugar donde se pueda vivir el montañismo con Granada merece», concluye el presidente del club.