Miguel Heras gana la Ultra Sierra Nevada

Encuéntrate en la Ultra de Sierra Nevada/ RAMÓN L. PÉREZ Y ALEJANDRO MOLINA
Encuéntrate en la Ultra de Sierra Nevada / RAMÓN L. PÉREZ Y ALEJANDRO MOLINA

Su hermano Roberto Heras ha ganado la modalidad de maratón

ALEJANDRO MOLINASIERRA NEVADA

Ellos eran los favoritos y han cumplido escrupulosamente. Los hermanos Heras fueron ayer los grandes dominadores de la quinta edición de la Ultra Sierra Nevada, que contó con la participación de 1.300 corredores repartidos en las cuatro modalidades que engloba el evento: Urban (6 km), maratón (40 km), trail (62 km) y ultra (100 km).

El año pasado Miguel Heras logró ganar con un dedo del pie roto y soportando uno de los días de más calor que se recuerdan en la última década. Ayer el bejarano no sufrió ningún percance físico y la climatología fue bastante suave, teniendo en cuenta la época del año en la que estamos. Lo tenía todo a su favor para ganar y así lo hizo, aunque durante la primera mitad de la carrera algunos rivales consiguieron seguirle el ritmo. Fueron fuegos de artificio. El francés Frederic Laureau, que aguantó bastante bien con Miguel hasta Güéjar Sierra, empezó a descolgarse a partir de ese punto y terminó cediendo en meta más de una hora con respecto al ganador. Pero es que ya lo había dejado bien claro el de Béjar el día anterior en declaraciones a IDEAL: «En este tipo de carreras hay que ser muy prudente, el mayor enemigo es la propia carrera». No se puso nervioso y poco a poco a poco se fue distanciando.

Los siguientes en perder la estela de Miguel Heras fueron Agustín Luján y Salvador Olivas. En Pradollano empezó una carrera nueva. Desde allí el único rival de Heras era el crono. La victoria parecía clara y ya sólo quedaba saber si lograría batir el récord de la prueba.

Lo consiguió. El corredor del equipo Salomon logró parar el reloj en doce horas, seis minutos y cuarenta y cinco segundos y se convirtió en el nuevo plusmarquista al bajar seis minutos el tiempo logrado por el catalán Pau Capell en 2015.

«No tenía sensación de ir muy rápido y a partir de Güéjar Sierra he dejado todo lo que uno tiene. Es una carrera bonita pero muy traicionera, la parte dura está realmente al final. En la noche hay que ir con una calma, estar tranquilo y guardar fuerzas para el final», afirmó Miguel poco después de cruzar la línea de meta de Pradollano.

Triunfo polaco en féminas

En categoría femenina el mejor tiempo de la distancia Ultra 100 kilómetros fue para la polaca Magdalena Laczak. La ganadora de la Transgrancanaria dominó también en Sierra Nevada desde el principio hasta el final. Magdalena no parecía hacer esfuerzo y aún tenía una sonrisa para saludar a las personas que la animaban llegando a la base del Veleta. Si subir a más de tres mil metros corriendo siempre es duro, ayer lo fue mucho más debido al fuerte viento que soplaba en esa cota. La sensación térmica allí era muy baja y las rachas desequilibraban a los corredores que, exhaustos, resbalaban al caminar por las grandes manchas de nieve que se resisten a derretirse en pleno verano.

La Ultra Sierra Nevada lo tuvo todo. Mientras que algunos participantes no dejaban de preguntar en el ese tramo que cuándo empezaba la bajada, Magdalena mostraba entereza y transmitía fortaleza. Abajo, en meta, haberse quemado la piel parecía ser su única preocupación. «Es realmente una carrera muy dura, no sólo por las subidas, también hay bajadas muy pronunciadas. Además, hemos tenido mucho sol y estaba preocupada por mi piel», explicó la ganadora.

Color local

En la distancia trail de 62 kilómetros entre Beas de Granada y Pradollano el primer puesto fue para el granadino Víctor Pimentel, que el año pasado fue sexto en la modalidad de cien kilómetros. En esta ocasión logró la victoria con dos minutos de ventaja sobre el sevillano Alejandro Ardanaz, ganador este año del trail Castillo de las Guardias. El tercer puesto en el cajón del trail fue para Francisco Mendoza, que ya consiguió vencer en esta misma distancia en la edición de 2015.

En aquella ocasión Mendoza consiguió hacerlo, además, con calzado minimalista.

La mejor mujer en el trail fue la belga Dominique Van Mechgelen, favorita a priori. Segunda fue la española Sonia Escuriola, que también en 2015 logró vencer en cien kilómetros. Cerró el podio Sonia Mundina.

En maratón ganó el hermano de Miguel Heras. Roberto voló por los senderos de Sierra Nevada y en ningún momento sintió la presión de los rivales. El cuatro veces ganador de la Vuelta a España necesitó tres horas y cincuenta y dos minutos para completar los cuarenta kilómetros del recorrido. Le acompañaron en el podio Roberto Juan Martínez y Adolfo Mariscal. En mujeres, por tercer año consecutivo, ganó la portuguesa Ester Alves con un crono de cinco horas y dos minutos, dieciséis menos que Nieves López, que fue segunda. Tercera terminó Eva Sánchez, que repitió el resultado de 2017.

 

Fotos

Vídeos