Largas colas a la entrada de la estación de Sierra Nevada, cerrada por el viento