Sierra Nevada recibe 33 nuevos cañones de producción de nieve de última generación

Imagen de uno de los cañones TR10. /IDEAL
Imagen de uno de los cañones TR10. / IDEAL

Los nuevos cañones, todos fijos excepto dos que serán móviles, generarán la misma producción en la mitad de tiempo

EUROPA PRESSGranada

La estación de esquí y montaña de Sierra Nevada acaba de recibir 33 nuevos cañones de producción de nieve de última generación, modelos TR10 y TL6, que se irán instalados en El Río, la emblemática pista que conecta el área Borreguiles con la urbanización de Pradollano, y que desde ahora podrá ser innivada en su totalidad (3,2 kilómetros) con una ventana de frío de tres días.

Los nuevos cañones, todos fijos excepto dos que serán móviles, generarán la misma producción en la mitad de tiempo, por lo que el ahorro energético será muy significativo y contribuirá a amortizar la inversión, que ronda los 700.000 euros, según informan desde la estación de esquí.

De los cañones que saldrán del Río con la llegada de los TR10 y TL6, una parte (los M20) serán reubicados en la parte alta del dominio esquiable, en las cabeceras de las pistas comprendidas entre la estación superior del telesilla Stadium e inferior del telesquí Zayas; otra parte quedarán en desuso por su antigüedad y escaso rendimiento.

La última hora de Granada

La pista Maribel, paralela al Río, también se verá reforzada por los antiguos M20, así como el Mirlo Blanco, el parque de actividad de nieve para no esquiadores, situado en Pradollano, que dispondrá de un cañón fijo esta temporada.

Los nuevos TR10, suministrados por la multinacional italiana TechnoAlpin, se caracterizan por su eficacia y eficiencia energética, una cualidad surgida, entre otros aspectos tecnológicos, de la integración del compresor de aire y la turbina en el núcleo del cañón.

Por lo demás, el departamento de Nieve Producida ha concluido este verano la obra de instalación de un 'by-pass' que conecta las dos balsas que suministran agua al sistema, y estas con el centro de compresores.

Así, desde esta temporada las dos balsas podrán alimentar simultáneamente a la red de cañones de nieve, tanto por gravedad (de 2.500 metros hacia abajo) como por presión a los cañones de Borreguiles (hacia arriba).

El objetivo, como el de los nuevos cañones, es producir más nieve en las ventanas de frío, especialmente en los inicios de temporada invernal. Con las nuevas incorporaciones, el sistema de nieve producida de Sierra Nevada cuenta con un total de 265 cañones.