Así se controla el acceso de visitantes al Veleta

Así se controla el acceso de visitantes al Veleta
A. AGUILAR

El seguimiento estival de visitantes a la zona de cumbres consiste en, durante los días y horas de mayor afluencia de visitantes, la realización de «conteos y encuestas» por parte del personal de los Parques Nacional y Natural de Sierra Nevada

EUROPA PRESS

El Espacio Natural Sierra Nevada, en que se integran los Parques Nacional y Natural, ha impulsado un protocolo de seguimiento de los visitantes al pico Veleta, basado en metodologías científicas actuales, en la línea del desarrollado desde el verano de 2016 en el Mulhacén, la cumbre más elevada de la Península Ibérica.

La Delegación de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta en Granada, tras las críticas lanzadas por la asociación Ecologistas en Acción, la ve en el excesivo número de visitantes en lugares sensibles del Parque Nacional de Sierra Nevada «un peligro» para la conservación de su biodiversidad, ha explicado las medidas que desarrolla en relación con la estimación de «la capacidad de acogida física y psicológica» en este entorno natural.

El seguimiento estival de visitantes a la zona de cumbres consiste en, durante los días y horas de mayor afluencia de visitantes, la realización de «conteos y encuestas» por parte del personal de los Parques Nacional y Natural de Sierra Nevada.

Se realiza la estimación de la capacidad física mediante conteo simultáneo en tres puntos de control, cada uno de ellos en uno de accesos principales a las cumbres. Se anotan tanto los grupos de visitantes de entrada, como los de salida, de la zona de estudio; el horario de visita y el tamaño de grupo; y qué recorrido va a realizar o ha realizado el grupo así como el tiempo que va a permanecer o ha permanecido en la zona de cumbre.

La estimación de la capacidad de acogida psicológica se realiza contabilizando y anotando el número de personas en la cumbre cada media hora. Al mismo tiempo se realizan encuestas individuales de manera directa y personal.

De los datos proporcionados por los seguimientos realizados durante los veranos de 2016, 2017 y 2018, ha resultado que el 75 por ciento de los visitantes opinaba que hay «una cantidad adecuada de personas» o «poca gente» para una cifra de 45 visitantes en cumbre, dato obtenido de la «estimación de la capacidad de acogida psicológica».

Estos cálculos se contrastaron con los datos proporcionados por los aforadores instalados en los senderos de acceso, que, para el periodo comprendido entre el uno de junio y el 30 de septiembre de 2017, resultó que no superaba la cifra de 50 visitantes por hora en cumbre en el 95,5 por ciento del total de periodos horarios comprendidos entre las 10,00 y las 16,00 horas, consideradas las de máxima afluencia.