La Virgen de las Angustias, camino a la Catedral