Un vídeo de Sergio García y la cuadrilla del Mayor Dolor, premiados por la tertulia cofrade 'El Tomate'

Un vídeo de Sergio García y la cuadrilla del Mayor Dolor, premiados por la tertulia cofrade 'El Tomate'
J. M. G.

El premio recuerda al capataz Paco Toro, fallecido hace dos años, y cumple su segunda edición

JORGE MARTÍNEZ

Un tomate rojo sobre un pequeño pedestal de mármol es el premio que recuerda al cofrade y contertulio Paco Toro, en cuyo nombre y recuerdo se entregan los premios '#aespañolear'. Lo concede la tertulia 'El Tomate', de la que formaba parte el homenajeado, dos años y medio después de su fallecimiento de manera inesperada. «Él siempre está con nosotros y en torno a este símbolo nos reunimos», indicó Carmen Sánchez, miembro también de la tertulia, al hacer una semblanza del premio.

Esta segunda edición ha ido a parar a las manos del joven cofrade Sergio García, quien realizó un vídeo del momento en el que el palio de la Virgen del Mayor Dolor llegó al monasterio del Santo Ángel Custodio y se situó frente al Santo Crucifijo de San Agustín. Las voces del capataz son todo un declamado de intenciones que finaliza con un «yo tampoco me quiero ir, pero...¡vamos de frente¡», en el momento que finaliza la grabación.

La entrega del galardón la hizo el presidente de Emasagra (empresa patrocinadora), Federico Sánchez. También se entregó premio a la cuadrilla de costaleros del palio de la Virgen del Mayor Dolor que ofreció esa 'chicotá' en la calle San Antón el Viernes Santo. En esta ocasión fue la concejal de Cultura, María de Leyva, quien pidió también al concejal Juan García Montero su compañía para entregar el premio porque «él es hermano de la cofradía».

En su recuerdo

Ambos galardonados agradecieron la concesión del premio. El capataz de palio del Mayor Dolor, Manuel Sánchez Valenzuela, dijo que «aunque no tuve mucha relación con Paco Toro, sí que recuerdo que la primera vez que me puse el traje negro iba en el paso de María Auxiliadora y Toro fue quien pidió al capataz Dionisio Martínez que confiara en mi». También indicó que «en la chicotá premiada había debajo del paso varios costaleros que trabajaron hace años a sus órdenes».