«Esta tarde concluyen largos años de espera con la salida del palio»

Ignacio Fernández Aragón en la sede del Despojado./CLARA CEREZO
Ignacio Fernández Aragón en la sede del Despojado. / CLARA CEREZO

Entre las personas que en mayo de 1986 fundaron la cofradía del Despojado se encontraba un jovencísimo Ignacio Fernández Aragón. En estos años, ha sido el diseñador de numerosos enseres de la hermandad, entre otros, el paso de palio

F. ARGÜELLES GRANADA.

Hoy, un gran estreno podrá verse en la Semana Santa de Granada: el paso de palio de la dolorosa de la cofradía del Despojado. Es el primer Domingo de Ramos que María Santísima del Dulce Nombre, acompañada por San Juan, salga a las calles, completándose así el sueño de los fundadores de la hermandad. Hace más de tres décadas, entre estos fundadores se encontraba Ignacio Fernández Aragón, quien además es el diseñador de todo el palio, al igual que ha diseñado numerosos enseres para otras hermandades. Hoy vivirá un día inolvidable.

-¿Qué siente al llegar este Domingo de Ramos tan especial?

-Surgen diversos sentimientos, todos relacionados con la emoción de verla ya bajo palio, después de veinte años y enlazando con esto, de orgullo por la paciente espera que la Hermandad ha vivido de forma impecable. Mirando atrás, el tiempo parece haber pasado rápido, y sin embargo, han debido transcurrir veinte años de triduos en septiembre, vías lucis en octubre y besamanos en diciembre, años en los que la devoción a la Virgen ha crecido de forma íntima para cada uno de los hermanos. Entiendo que eso hace que salga a la calle con un bagaje devocional real, y con una impronta estética que la hace perfectamente reconocible. Además, comprobar lo bien que le sientan las medidas del palio a la Virgen, que aún siendo grande, le dan todo el protagonismo que merece, me hacen sentir muy satisfecho.

-¿Cómo nace la ideal del diseño del palio?

-Pensando siempre en la manera en que el Despojado se hace Cofradía cada Domingo de Ramos, tuve claro que debía proyectar un paso de palio de carácter sobrio y elegante, y enseguida me vino a la cabeza la idea de un palio de crestería de orfebrería, con bambalinas de figura, eso sí. Además de esa premisa, quería que el palio contuviese un programa iconográfico fuerte, con contenido catequético, más allá de un simple repertorio ornamental más o menos rico. Con el apoyo de nuestro hermano Laureano del Otero, redentorista, fui dando sentido al palio, de modo que la presencia de la Virgen en él, cambiase por completo la historia de la Salvación. Además quise que diversas artes decorativas se conjugaran en los diversos elementos del paso, introduciendo orfebrería junto a bordados, relieves y piezas de imaginería.

-¿En qué nos recomienda que nos fijemos?

-En la salida del palio a la calle recomiendo que nos fijemos, en primer lugar, en las proporciones, al tratarse de un palio 'grande', poco común en nuestros pasos de palio, normalmente condicionados por las puertas de las iglesias de Granada. Aunque el palio no sale terminado, sí que de frente va a ser completamente reconocible, no solo por la entidad de la crestería, sino también por el bordado tan característico de la bambalina. A esto hay que sumar la cera alta, y el adorno de flor, a base de azahar del Valle de Lecrín y de claveles blancos, buscando, como digo, el máximo clasicismo.

-¿Qué sentirá esta tarde al ponerse la cofradía en la calle?

-No acabo de imaginar cómo va a ser este Domingo de Ramos. Acostumbrados durante veinticinco salidas a llevar solo el paso del Despojado, la presencia del paso de palio cerrando el cortejo se me antoja aún como una utopía. Imagino que cuando suene la primera marcha, tras atravesar la Virgen y San Juan el dintel de la Casa de Hermandad, seré plenamente consciente de que concluyen los largos años de espera, y que por fin, nuestra Hermandad está completa.