El Santo Entierro no sale de su templo por el mal pronóstico del tiempo