Reina 'El Silencio' en la madrugada de Motril

Reina 'El Silencio' en la madrugada de Motril

La sobriedad marca el desfile del Cristo de la Buena Muerte

MERCEDES NAVARRETEMOTRIL

Con el único acompañamiento de un solo de tambor para marcar su paso se ha puesto en la calle pasada la media noche la Cofradía del Santísimo Cristo de la Buena Muerte. La sobriedad, el recogimiento y la emoción han vuelto a marcar la salida de 'El Silencio' desde la puerta norte de la Iglesia mayor de Motril.

La imagen del Crucificado, portada sobre un sencillo trono de cuatro varales, ha salido tumbada y se ha ido elevando entre los aplausos y las muestras de devoción de los muchos motrileños que han esperado hasta la media noche para acompañar al Cristo. Ese momento ha vuelto a ser uno de los más impactantes de una estación de penitencia con la que Motril se adentra en el Viernes Santo y que deja imágenes para el recuerdo, como la del paso del trono por las calles más estrechas del centro motrileño.

Este año el cortejo ha seguido sumando miembros, según explica el hermano mayor Pablo Javier Fernándezhasta alcanzar los 130 nazarenos. Unos penitentes que caminan atados con cuerdas y que son la gran pecularidad de esta cofradía motrileña, ya que el trono se desplaza entre el cortejo de penitentes mientras ellos avanzan y así pueden disfrutar de una manera muy particular la procesión.

El trono ha estrenado este año faldones para el paso de misterio, con 12 cierres bordados en las esquinas.