Legionarios, marineros y militares en la Semana Santa de Granada

Los legionarios acompañan a Santa María de la Alhambra en 1988./GONZÁLEZ MOLERO
Los legionarios acompañan a Santa María de la Alhambra en 1988. / GONZÁLEZ MOLERO

Este año participará de nuevo la Legión, pero no es el único cuerpo militar que ha participado en la festividad granadina a lo largo de su historia

FERNANDO ARGÜELLES

Una de las novedades con que presenta la Semana Santa de 2019 en Granada es el regreso de la Legión a las calles de la capital. Será el Viernes Santo, con la Cofradía de los Ferroviarios. La corporación del templo de San Juan de Letrán acaba de recibir la notificación, desde la base de Viator en Almería, de que unos 70 u 80 legionarios acompañarán al Santísimo Cristo de la Buena Muerte. Así, se espera la llegada de la Banda de la Legión junto con una sección acompañada de sus mandos y banderín y de una Escuadra de Gastadores. Ya el año pasado la Cofradía de los Ferroviarios contó con la presencia de una Escuadra de Gastadores, que realizó la guardia de honor durante la mañana del Viernes Santo y acompañó al Señor en su breve salida por las calles de Granada, interrumpida por culpa de la lluvia.

Esta presencia militar de uno de los cuerpos más queridos y admirados del Ejército trae a la memoria de los granadinos la participación, durante muchos años, de la Legión con la hermandad de Santa María de la Alhambra. En la memoria colectiva están aquellas jornadas en las que los legionarios llegaban a los Jardines del Triunfo y, desfilando, recorrían la Gran Vía para subir por los bosques alhambreños hasta el recinto nazarí, donde por la noche acompañaban a la popular cofradía. Así fue hasta la llegada de los años noventa, cuando desaparece esta presencia de la Legión, recuperada ahora. El Sábado Santo de 1990 fue el último que estuvo la Legión con la Alhambra.

Representaciones

Pero no solo la Legión ha participado en la Semana Santa granadina. La Armada Española, la Policía Nacional, la Guardia Civil o incluso el Cuerpo de Rescate de los Bomberos tienen presencia en las salidas de las hermandades. Esta presencia castrense en la Semana Santa es consecuencia de las vinculaciones existentes, en algunos casos desde hace muchas décadas, entre las diferentes Armas y Cuerpos de las Fuerzas Armadas con las corporaciones nazarenas de culto y procesión.

Si se repasan los diferentes días de la Semana Santa vemos con son bastantes las hermandades que cuentan con representantes del ejército y cuerpos militares en sus presidencias. En algunos casos dichas representaciones son más numerosas que en otros, llegando a participar hasta decenas de miembros de estos cuerpos.

El Lunes Santo con la cofradía del Huerto de los Olivos participa cada año la Policía Nacional. Lo mismo ocurre el Jueves Santo en la hermandad albaicinera de la Aurora. La presencia de la Policía Nacional está asentada en la Semana Santa granadina desde hace ya bastantes años, incluso con alguna página histórica como la del Lunes Santo de 1984, cuando en la cofradía del Huerto de los Olivos desfilaron por primera vez en Granada dos secciones de mujeres policías. La hermandad del Huerto nombró, en 1948, hermano honorario al Jefe Superior de la Policía Armada. También el Lunes Santo, con la cofradía del Rescate, entre las representaciones que acompañan al Señor, hay miembros del equipo de rescate del cuerpo de Bomberos de Granada.

El Martes Santo es habitual ver a la Guardia Civil junto a los pasos de la cofradía de La Lanzada, estando presentes miembros de la benemérita en otras hermandades, como la de Los Favores. La Policía Local de Granada también está presente en la Semana Santa con algunas cofradías, como la de Paciencia y Penas, de la que es hermano mayor honorario el Ayuntamiento de Granada.

Marineros

Pero, sin lugar a dudas, una de las presencias militares más destacadas de toda la Semana Santa es la que habitualmente se ha dado en la cofradía del Rosario con la Armada Española. Esta vinculación arranca siglos atrás: la sagrada imagen de Ntra. del Rosario, realizada en 1552, estuvo presente en la batalla de Lepanto, en la galera del granadino Álvaro de Bazán. La imagen es copatrona de Granada, está canónicamente coronada y teniendo el título de Capitán General de la Armada Española. Al crearse la actual cofradía de Semana Santa, durante décadas la imagen mariana que procesionaba era, precisamente, esta Virgen que cada octubre sale, actualmente, a la calle.

De ahí viene la vinculación entre la actual hermandad penitencial y la Armada. Hasta hace poco más de una década la presencia de 'marineros' en la procesión, y el canto de la 'Salve' a la salida de la cofradía o su paso por Pasiegas, era algo muy esperado cada Miércoles Santo. Desde Cádiz llegaba, incluso, la banda musical de la Armada. Esto varió ya a principios de la pasada década, siendo actualmente solo testimonial esa representación, con la presencia en la procesión de algún mando militar y varios soldados dando escolta al paso de palio.

La hermandad ha tenido, a lo largo de su historia, distintos reconocimientos hacia la Armada. Por ejemplo, en 1951 hacía entrega al Ministro de Marina y al Jefe del Estado Mayor de la Armada de los nombramientos de hermano mayor y mayordomo honorario de la cofradía. Ese año, el propio ministro presenció la salida de la hermandad desde Santo Domingo, acompañado por un destacamento del destructor 'Martín Alonso Pinzón'. También el 25 de marzo de 1974 el ministro de Marina, Gabriel Pita de Veiga, recibía en Madrid a la cofradía granadina que le entregaba la insignia de oro de la hermandad.

El Jueves Santo destaca la hermandad de Los Salesianos. En 1985 nombraron hermano mayor honorario al Grupo Regional de Sanidad Militar y, años después, a la Brigada de Sanidad del Ejército de Tierra. Esta hermandad de penitencia mantiene especiales vínculos con el Ejército de Tierra, con el Madoc y de manera especial con la Asociación Nacional de Militares y Guardias Civiles con discapacidad (ACIME). La Virgen de la Salud es Patrona Nacional de Acime y sus representantes participan en la estación de penitencia de la cofradía, así como en otros actos a lo largo del año.

El Viernes Santo la cofradía de Los Ferroviarios será este año centro de todas las miradas, ya que además de la presencia de integrantes actuales de la Legión también está prevista la asistencia de un nutrido grupo de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Granada 'Gran Capitán' y de un grupo de cadetes de la Policía Nacional de la academia de Ávila. También el Viernes Santo hay presencia de representantes militares en la procesión del Santo Entierro, considerada la oficial de la Semana Santa y cuyo hermano mayor es el Rey de España, que habitualmente delega su participación en los cortejos penitencias en el responsable del MADOC.

En otra hermandad, Los Escolapios, está presente siempre una representación de la Base Aérea de Armilla, que tienen concedido título honorario de la corporación. En 1947 nombró la hermandad al Ministerio del Aire hermano mayor honorario. El Ejército ofrendó en 1950 una corona a la Virgen, y con el paso de los años la dolorosa ha ido recibiendo otros regalos como fajines militares por parte de generales y mandos del ejército.

Voluntarios

Aunque en muchas ocasiones surgen críticas a esta presencia militar en las procesiones de semana Santa, no hay que olvidar que los militares que participan siempre lo hacen con la preceptiva autorización y sobre la base de la voluntariedad. Se busca así el equilibrio entre el peso de la historia y las tradiciones y el mandato constitucional de laicidad del Estado, evolucionando esta participación castrense al compás de la propia evolución sociocultural de nuestra sociedad.

La presencia de militares en las procesiones andaluzas es una tradición antigua y asentada en toda la geografía autonómica. Por ejemplo, la Armada toma parte en numerosos actos religiosos de ciudades como Punta Umbría (Huelva), Antequera (Málaga), Sevilla o Cádiz, o el Ejército del Aire participa en otras procesiones en Huelva, Málaga o Sevilla.

En el recuerdo han quedado ya otros actos militares que en los días de Semana Santa se realizaban en Granada hasta finales de los años setenta. Era el caso, por ejemplo, de la visita a las iglesias que en la mañana del Viernes Santo realizaban las fuerzas de la guarnición, por unidades, o las salves de ordenanza que en la mañana del Domingo de Resurrección se lanzaban por el regimiento de Artillería de Campaña número 16.

También, a lo largo de las últimas décadas, la presencia de militares y cuerpos de seguridad en las procesiones ha dejado algunas anécdotas. Así, en la Semana Santa de 1986 la cofradía de La Esperanza no pasó por la calle Elvira como medida de seguridad por la presencia de altos cargos de la Guardia Civil en su cortejo, o hubo una amenaza de bomba en el Campo del Príncipe al regreso de la cofradía de Los Favores. En 1987 dos cofradías, Rosario y Alhambra, se quedaron sin música antes de recogerse, ya que las bandas de la marina y la Legión, respectivamente, abandonan los cortejos antes de que los mismos lleguen a sus templos.

Con la hermandad del Silencio siempre ha sido habitual encontrar al cuerpo de Artillería. Esta presencia arranca en un hecho ocurrido en los primeros días de la Guerra Civil. Una bomba arrojada por un avión republicano explotó en el cuartel de Artillería, cobrándose solo dos víctimas mortales en lo que podía haber sido una gran masacre. En aquel momento el coronel del cuerpo hizo la promesa de que fueran soldados de dicho cuerpo los que cada año llevaran al Cristo de la Misericordia. Así fue hasta que se prohibió hacer esto a los soldados del ejército, pero se ha mantenido la presencia de una escuadra acompañando el paso.