José Ibáñez recibe el premio 'Antonio Sánchez Osuna' por su trayectoria

José Ibáñez recibe el premio entre aplausos/J. M. G.
José Ibáñez recibe el premio entre aplausos / J. M. G.

El capataz ha sido maestro de diversas generaciones de costaleros a los que transmitió «los valores que atesora la costalería»

JORGE MARTÍNEZGranada

«Antonio Sánchez Osuna era uno más de mi casa, junto a Pepe Barrales. En estos años en los que la trabajadera al hombro es una extravagancia, lo que ellos consiguieron, junto a mi padre, era arte puro», indicó Juanjo Ibáñez al agradecer el premio 'Antonio Sánchez Osuna' concedido este año a su padre, el veterano y elegante capataz granadino José Ibáñez. «En tan pocos metros no se puede concebir mayor grado de veteranía y conocimientos del mundo de la trabajadera», comentaban los asistentes al acto poco después de la entrega del premio.

«Por saber mandar los pasos, constituyendo un eslabón definitivo y fundamental entre las cuadrillas de asalariados y las de hermanos costaleros» es uno de los motivos por los que se le entregó el premio, según reza el acta del jurado y que dio lectura su secretario, Heriberto Eslava. El jurado también tuvo en cuenta que ayudó «a muchas cofradías que no disponían de cuadrillas propias para sacar sus pasos en los años ochenta» y también «haber implantado un estilo serio, medido y cuidado de llevar los pasos según el requerimiento de cada hermandad con la que colaboraba».

Además, quedó claro en la entrega del premio que ha sido maestro de diversas generaciones de costaleros a los que transmitió «los valores que atesora la costalería». En suma, un maestro de capataces querido y respetado, con planta de caballero y con la palabra justa y precisa para estar delante de un paso. Además, José Ibáñez también fue costalero, destacando por su pundonor y entrega. Fue discípulo del capataz que da nombre al premio y de su inseparable José Luis Barrales. Tuvo en sus manos los martillos más significativos de nuestra Semana Santa y puso su empeño en mejorar la técnica de las 'igualás' para favorecer el trabajo de los costaleros. Creó su propio equipo con Guillermo Fernández, Miguel A. Roldán, Dionisio Martínez o Pedro Fernández. Ellos también le acompañaron en la entrega del premio.

Familia costalera y cofrade

La concesión del premio corresponde a la cofradía de la Santa Cena y en el jurado se encuadran también las cofradías de los Favores y del Señor de la Humildad, de las que era hermano el recordado capataz. Estaban en la entrega los hermanos mayores de las tres cofradías, Francisco Barroso, José Moreno y Germán Bolívar. Y junto a ellos, el pregonero del costalero de este año y de la Semana Santa, Álvaro Barea, junto a nombres que permanecen escritos en la historia de nuestras cofradías, vinculados a José Ibáñez, como el referido Pepe Barrales, Paco Carrasco, Otilio Durán, Manolo Gamarra o Manolo Palomo, además de familiares y amigos, muchos de ellos costaleros que fueron con José Ibáñez.