El cielo respetó la Ofrenda

Ofrenda floral a la Patrona./ALFREDO AGUILAR
Ofrenda floral a la Patrona. / ALFREDO AGUILAR

Miles de granadinos llevaron flores a la Patrona

Fernando Argüelles
FERNANDO ARGÜELLESGRANADA

Como cada año, ayer 15 de septiembre tenía lugar uno de los momentos más intensos vividos por los granadinos en el mes de septiembre, el de la Ofrenda Floral a la Virgen de las Angustias. Ni siquiera el mal tiempo y la amenaza de lluvia pudieron con este acto, aunque si que restaron algo de participación. Muchos granadinos, y sobre todo vecinos de pueblos cercanos, no acudieron a la cita temerosos de la lluvia que, en distintos momentos del día, caía sobre la capital incluso con fuerza pero que paraba poco antes del inicio de la Ofrenda, aunque luego en algún instante aislado cayeran algunas gotas.

A pesar de ello, fueron miles los devotos de la Patrona que acudieron en masa a la puerta de la Basílica para depositar su ramo de flores, en forma de súplica y oración a la Virgen de las Angustias por sus vidas y circunstancias, así como las de sus familiares y conocidos. A las seis y media de la tarde, la cola que se iniciaba junto a la puerta de la basílica daba ya la vuelta a la esquina del edificio Zaida de Puerta Real.

El párroco de la basílica, Blas Gordo, junto al alcalde de la ciudad, Francisco Cuenca, presidieron la tribuna de autoridades del acto. «Detrás de las nubes hay una luz radiante», decía precisamente el párroco de las Angustias al comienzo del acto, cuando dirigió unas palabras en nombre del arzobispo granadino, que ayer no pudo asistir al acto. A las seis de la tarde las puertas de la basílica se abrieron para que la imagen de la Virgen se contemplara bajada de su camarín y dispuesta bajo el dintel de acceso a la iglesia. Allí permaneció hasta pasadas las diez de la noche, recibiendo las muestras de devoción y amor de los granadinos, y también de muchos visitantes que pasaban este fin de semana en la ciudad. No faltaba en la tribuna el nuevo hermano mayor de la corporación patronal, Miguel Luis López-Guadalupe, en la que ha sido su primera ofrenda floral presidiendo este acto, ya que llegaba al cargo de máxima responsabilidad de la hermandad hace tan solo unos meses. No faltaron al acto otras representaciones de distintos estamentos civiles, políticos y militares de la ciudad. Todos ellos ofrecieron su ramo en representación de las instituciones, con momentos tan destacados como el paso de un helicóptero de la Base Aérea de Armilla desde el que lanzaban pétalos los palieros de la Virgen. Fue una lluvia de flores a la Virgen, muy distinta a la que por la mañana hacía temer por el desarrollo del acto.

Aunque muchos granadinos llevaban ya sus flores desde casa, no faltaban los que las compraban en las inmediaciones del templo. El precio de los ramos iba de tres a cinco euros, como explicaba uno de los vendedores de los puestos instalados en la Fuente de las Batallas. Rosas, gladiolos, algunos claveles y muchos nardos eran las flores escogidas para la ocasión.

Junto a las anónimas ofrendas florales de los granadinos, no faltó la parte institucional, con la participación de hermandades, grupos de caballistas, asociaciones e incluso la tuna (por vez primera). La más sorprendente de todas volvió a ser la de los bomberos, subiendo un ramo hasta lo más alto de la fachada. Precisamente en la canastilla de la grúa que se elevó hasta lo más alto de la fachada iba una representante de la Policía Local que se jubila este año. El grupo de Bailes Regionales del Ayuntamiento de Granada, con el baile de la Reja, fue uno de los primeros momentos emocionantes de este acto que viene desarrollándose, ininterrumpidamente, desde el año 1987, pero no faltaron otros cantes y actuaciones ante la Patrona.

Al término de la ofrenda, los paneles se cubrieron de flores y aún quedaron ramos para adornar el interior de la basílica. Un año más, los granadinos cumplieron con su Virgen de las Angustias y dejaron un río de flores en la Carrera, sin importar ni las nubes ni las lluvias. En una mano el paraguas, y en otra el ramo de flores, pero en el corazón siempre el amor a la Patrona de Granada que en el último domingo del mes saldrá a las calles de la ciudad por esas puertas que se han llenado de flores.

Fotos

Vídeos