Chauchina vibra con su Virgen del Espino

Salida de la Virgen del Pincho./FERNANDO ARGÜELLES
Salida de la Virgen del Pincho. / FERNANDO ARGÜELLES

Ya con la Virgen en la calle se procedía a la bendición de un retablo cerámico dedicado a la Virgen del Espino, también conocida como Virgen del Pincho

F. ARGÜELLES

La Virgen del Espino volvió a aglutinar en torno a su paso procesional el fervor y la devoción de miles de personas en la jornada de ayer. Aunque el mal tiempo restó asistencia de público, la procesión se ponía en la calle puntualmente y a los acordes de la banda de la localidad. Las campanas de la ermita habían marcado las cinco de la tarde y antes, en el interior del templo, los horquilleros habían girado a la Virgen ante el Santísimo bajo la atenta mirada de la comunidad de religiosas clarisas que custodian a esta bella imagen a la que se le atribuyen numerosos milagros.

Ya con la Virgen en la calle se procedía a la bendición de un retablo cerámico dedicado a la Virgen del Espino, también conocida como Virgen del Pincho. Pintado por Rafael Reina, el retablo de más de dos metros de longitud recoge distintos momentos relacionados con esta devoción, como su coronación canónica o la aparición de la Virgen, hace ya más de un siglo, a Rosario Granados, una anciana de la localidad que milagrosamente fue curada de una enfermedad en las piernas.

Se iniciaba así una larga procesión que llegó hasta el cementerio de la localidad, lugar donde la tradición señala la milagrosa aparición de la Virgen. El cortejo estuvo acompañado por un buen número de representaciones de hermandades llegadas de la capital granadina y toda la provincia, especialmente de pueblos de la Vega. Los cantes del coro rociero de Chauchina, los aplausos, los vivas y el repicar de las campanas fueron notas que se repitieron en esta jornada festiva en la que miles de personas llegaron hasta la localidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos