El Campo del Príncipe, un mar de paraguas