Arte en torno a la Semana Santa

Ana Corazón de Castro ha ganado este año ganó el certamen Escultor Domingo Sánchez Mesa, organizado por el Huerto de los Olivos

Ana Corazón de Castro, junto a una de sus obras. /IDEAL
Ana Corazón de Castro, junto a una de sus obras. / IDEAL
FERNANDO ARGÜELLESGRANADA

Acaba la Semana Santa, la que ha dejado estrenos en la calle con el trabajo de orfebres, bordadores, tallistas, compositores, pintores... Ahora llega el momento de pensar en los proyectos y encargos para el próximo año y se ponen, por tanto, manos a la obra los más variados artistas. Un ejemplo es la pintora Ana Corazón de Castro. Este año ganó el certamen de artes plásticas Escultor Domingo Sánchez Mesa, organizado por la cofradía del Huerto de los Olivos. Se trata de un interesante concurso cuyo objetivo es realizar el cartel que anuncia la salida procesional de esta cofradía del Lunes Santo.

Su ganadora, Corazón de Castro, nació en Jaén aunque con 18 años se mudó a Granada para estudiar en la facultad de Bellas Artes. Después de los cinco años de carrera y un año en Alemania, se mudó a Málaga para cursar un máster de Producción Artística. Luego, en Munich, hizo su primera exposición en la ADBK, habiendo realizado posteriormente numerosas exposiciones. En Granada se le conoce especialmente por dos obras convertidas en carteles: el de la Virgen de las Angustias y el de la Amargura. «Ambos carteles fueron retos para mí. Jamás hubiera imaginado que mis obras formarían parte de la cartelera granadina. Es difícil saber cómo va a ser acogida una obra que combina tradición y contemporaneidad, más aún cuando ambas imágenes cuentan con una fuerte carga de historia y devoción», narra.

Patrona

Corazón de Castro explica que para el cartel de la Patrona de Granada decidió «darle peso a la imagen central, usando el carbón como medio». «Es un material tradicional que por la sobriedad de su composición dotaba de solemnidad a la Virgen. Además me gustaba la similitud de la estética con las primeras fotos -analógicas y en blanco y negro- que hay de la Virgen en la ciudad de Granada. La otra mitad de la imagen era todo lo contrario: la flor del granado llenando todo de color como representación del pueblo granadino que acoge y acompaña a la Patrona, que es quien mantiene la tradición viva», señala la pintora.

Para el cartel de la Virgen de la Amargura, las decisiones fueron diferentes. Estaba condicionada por la obra que había pintado el año anterior para la misma hermandad y la idea fundamental fue el acompañamiento de la Virgen al Cristo en su agonía, «pasando por la misma oscuridad y dolor que él». Por eso, «la representé más como madre que como reina, y en el mismo contexto que el cartel anterior», añade.

No son estos los únicos cuadros de temática religiosa que ha pintado. Como ella misma recuerda, «hice una exposición hace tres años de algunas de las Vírgenes más representativas de Jaén. A partir de ahí he tenido la ocasión de pintar como encargos otras imágenes, entre otros a San Bruno, al Cristo del Amor de Jaén y al Cristo de la Oración en el Huerto de Granada. Este fue el primero que hice como cartel», señala

«En realidad cualquier obra que se aborda tiene un estudio previo de lo que se va a representar y de la finalidad de la obra. Sin embargo, la cartelería tiene un público diferente y una exigencia diferente. Un cartel es un medio informativo que va a estar en la calle, debe hacerse mirar y llamar la atención de la gente, compitiendo con el resto de sobreinformación a la que estamos acostumbrados. Debe ser claro e identificativo. El tiempo que alguien le dedica a mirar un cartel es mínimo en relación a cualquier otra obra de arte. Un cuadro religioso suele estar identificado con simbolismos, tanto en la composición como en los elementos representados. Un cartel debe ser más conciso, no cuenta una historia, anuncia lo que acontece», argumenta Corazón de Castro.

Carteles

Para esta autora, «hay muchas maneras de abordar un cartel, pero lo más importante es que anuncie la difusión de un evento». «Es importante que el misterio que representa la imaginería y el paso en su conjunto quede reflejado en el cartel. Además, la cartelería cofrade es un espacio creativo que aprovechar para mostrar como anuncio público, a pie de calle, obras realizadas desde la tradición visual plástica», argumenta.

Para un artista como Ana Corazón de Castro, Granada y su Semana Santa son fuente de inspiración. «Granada es una ciudad constantemente joven, pero con la cultura popular e historia de una ciudad milenaria. Es una ciudad capaz vestir diferentes caras de sí misma. Un ejemplo de ello es que el arte contemporáneo esté tomando protagonismo en los últimos años y se estén gestionando varios espacios culturales con este fin. Y a la misma vez, sea Granada una ciudad de fuerte e indiscutible carácter folclórico andaluz. Al haber vivido los años de la carrera allí no he podido disfrutar de algunas de las fiestas más importantes de la ciudad, porque me volvía a casa para esas fechas. Pero pude verlo en la celebración del día de la Patrona, con la fuerte movilización y devoción de la gente. Todo esto dice mucho de la ciudad, como sitio en el que el arte está presente y tiene cabida en sus diferentes formas», desarrolla Corazón de Castro.

En su opinión, «pisar la calle en Granada es una continua fuente de inspiración para cualquier artista, además de todos los tesoros que encierra de por sí la ciudad. Quizás lo mejor de la ciudad en estas fechas sea la forma de revivir toda la tradición que aguarda en los rincones de las pequeñas calles. Es la mejor fecha para conocer Granada abierta de par en par y cuando sus detalles se lucen. El arte que sale a la calle en esos días aumenta la grandeza de la ciudad». Con tanta inspiración seguro Ana Corazón de Castro vuelve a realizar algún cuadro cofrade más esta autora. «Cualquier imagen de Semana Santa me parece un lujo como encargo. Le tengo especial devoción al Silencio y la imagen asombrosa del Cristo de los Gitanos camino al Sacromonte es digna de ser representada. Pero, en realidad, no tengo favoritos, siempre he sido muy curiosa y voy saltando de reto en reto».