Aprendiendo desde niños a sentir la Semana Santa

Un pequeño observa atento al Niño Jesús de la Esperanza./JORGE MARTÍNEZ
Un pequeño observa atento al Niño Jesús de la Esperanza. / JORGE MARTÍNEZ

El Niño Jesús de la Esperanza procesionó por las calles de Granada a hombros de los pequeños de San Gil y Santa Ana

JORGE MARTÍNEZ

«¡Vamos a echarle casta!» se oía desde el interior del paso del Niño Jesús de la Esperanza en el mediodía de ayer. Era la procesión de los niños de esta cofradía de la parroquia de San Gil y Santa Ana, para la que se han preparado en los días previos. El ajuste horario de la carrera que pasaba por Plaza Nueva obligó a posponer en media hora la salida del cortejo infantil de la cofradía de Jesús del Gran Poder. Las niñas y los niños que aguardaban en su interior mantuvieron la compostura y echaron un poco de paciencia hasta que el consiliario de la cofradía, José Gabriel Martín, dedicó unas palabras a los jóvenes y niños allí congregados. Eran tres cuadrillas las que se turnaron para portar el pequeño paso procesional. En total más de 70 integrantes de la misma que, con sus costales sobre la cabeza, realizaron un espléndido trabajo de aprendizaje para el futuro de la cofradía.

La comitiva se presentó tras la cruz parroquial con ciriales y delante del paso el cuerpo de acólitos incensó e iluminó al Niño, obra del granadino Alberto Fernández Barrilao. En la puerta aseguraba que es «uno de los trabajos más agradecidos» que ha realizado. «Ver ahora a los niños debajo de las andas me parece precioso y también cómo lo miman y quieren los hermanos de la cofradía». Esta imagen era la misma que presidía el escenario del Isabel la Católica en el domingo pasado, con motivo del pregón oficial de Semana Santa.

Padres e hijos arroparon al Niño Jesús de la Esperanza. Estos últimos, custodiados con un especial celo por diputados de la hermandad para evitar despistes y pérdidas. En Plaza Nueva era impresionante el gentío que se había acercado a ver la procesión y cientos de turistas que no dejaron escapar detalle en sus móviles y cámara de fotos. La espléndida mañana llevó a muchos granadinos a dar un paseo dominical y presenciar esta procesión de Cuaresma. El recorrido siguió por Cárcel Alta hasta la calle San Juan de los Reyes para bajar hasta el monasterio de la Concepción y seguir por la calle Portería de la Concepción y Concepción de Zafra a la Carrera del Darro, a donde regresó la comitiva unas dos horas después para adentrarse de nuevo en la iglesia de la plaza de Santa Ana. En todo momento marchó tras el paso con el Niño Jesús, que vestía una túnica color verde agua, la banda de cornetas y tambores de Jesús del Gran Poder. Una formación muy nutrida de miembros y con una alta calidad musical que no cejaron en el empeño de interpretar un amplio repertorio en esta procesión infantil y juvenil.

Nuevos carteles

«El próximo 5 de abril el arco de la calle San Juan de los Reyes pasará a llamarse Jesús de la Amargura». Así lo anunció el hermano mayor de la cofradía decana de Granada, la del Vía Crucis, al finalizar la función principal de instituto de esta hermandad de penitencia. Fue en la iglesia rectoral de San Juan de los Reyes, que allí concilio la atención de los hermanos de esta cofradía y la participación en estos cultos cuaresmales. Llevaba ansiándolo la hermandad durante años, pues bajo ese arco se realizan muchas de las mejores instantáneas fotográficas de la hermandad y tan sólo sus titulares lo transitan desde que se instaló la cofradía en el Bajo Albaicín en el año 1990.

Después de la celebración religiosa se dio a conocer el cartel de la cofradía para su salida penitencial del Martes Santo. Es una obra del reconocido fotógrafo Antonio Orantes y la presentación corrió a cargo de la directora de la Casa Hogar Madre Teresa, de las monjas de la Presentación, situada junto al templo de San Juan de los Reyes. La religiosa invitó a los cofrades a vivir la hermandad «con espíritu evangélico», ofreció en sus palabras la visión cristiana de una cofradía e invitó a los hermanos a «hacer del Martes Santo los 365 días del año y a aliviar el peso de la cruz a tantos encorvados de la vida».

También en la parroquia de San Cecilio se conoció el cartel del grupo joven de la hermandad de los Favores. En esta ocasión es una instantánea de Jorge Fernández la que preside el reclamo de la cofradía que dio a conocer Encarnación Vargas invitando a llevar el cartel y repartirlo, «pues sois ángeles anunciando una Buena Nueva». Desgranó el sentimiento 'greñúo' y emplazó a los presentes a un «nuevo Viernes Santo en el Campo del Príncipe». Finalizó el acto con la intervención de la banda de música Victoria de Fuente Vaqueros, que ofreció un concierto de cinco marchas de procesión.