5 rutas de senderismo para disfrutar con niños en Granada

Escapadas a la naturaleza y al medio rural para divertirnos con los más pequeños y disfrutar de la provincia

5 rutas de senderismo para disfrutar con niños en Granada
ANA ÁVILA

En otoño la naturaleza ofrece un espectacular colorido, con el rojo de la tierra húmeda, el verde de las hojas perennes y las múltiples tonalidades de amarillo de las hojas caducas; además, los pequeños pueblos y medios rurales que rodean Granada capital son un gran atractivo turístico para estas fechas. Por eso queremos proponerte5 sencillos paseos para ir con niños a lugares donde disfrutar del fenómeno otoñal.

Desde el Patronato de Turismo Provincial de Granada, Francisco Jiménez nos recomienda algunas rutas sencillas y sin dificultad, para que los más pequeños de la casa pueden practicar senderismo y los mayores disfruten de la tranquilidad de la naturaleza. Una oportunidad para descubrir el patrimonio histórico, arqueológico y cultural en familia, sin olvidar que en estas fechas no hay que fiarse de la meteorología y debemos llevar siempre ropa de abrigo.

1

Acequia del Toril y dólmenes de Alicún

Esta ruta corta y sencilla es perfecta para los más pequeños. Además permite contemplar los dólmenes situados junto al Balneario de Alicún de las Torres y la espectacular y extraña pared mineral que ha formado una acequia de aguas termales a través de los siglos.

El punto de arranque del paseo se sitúa frente al hotel Reina Isabel. Tras ascender por la carretera para tomar a pocos metros un carril de tierra, se accede a una pequeña meseta caliza con numerosos dólmenes en buen estado. Tras visitarlos, se puede continuar el recorrido descendiendo por una vereda que atraviesa un antiguo asentamiento del Paleolítico Superior.

Después de la bajada, la ruta transcurre junto a una extraña formación medio natural medio humana; se trata de una murallón calizo formado a lo largo del tiempo por la precipitación y la sedimentación de las sales del agua que circula con fuerza en estos parajes

 

 

2

Mirador de Narváez

Un sencillo sendero que parte desde el centro de visitantes de Narváez y toma el camino que va al Cortijo de Santaolalla, entre un aromático matorral, pinos y algún olmo aislado. Avanzando por este camino, se llega a un antiguo puente de piedra que salva el Barranco de Narváez.

Primero entre almendros y olmos, y posteriormente entre pinares, se comienza la subida al Mirador de Narváez, desde donde se observa una amplia panorámica de la zona, con vistas al pico más alto del parque natural Sierra de Baza, el Calar de Santa Bárbara (2.271 m.) y a la hoya de Baza. El recorrido atraviesa una de las zonas con mayor población de ciervos dentro del parque natural. Con un poco de suerte y en los inicios de otoño, podremos escuchar los berridos de los machos.

3

Dehesa del Generalife

A los valores históricos y ecológicos de este espacio protegido situado junto a la Alhambra hay que sumar los paisajísticos, pues los senderos de la Dehesa del Generalife sorprenden por sus impresionantes vistas de la ciudad de Granada.

 

Las 458 hectáreas de territorio de la Dehesa del Generalife cobijan un rico patrimonio natural que tiene catalogadas más de 200 especies vegetales y 111 animales, pero también encierran numerosos e importantes restos a través de los que se vislumbra la riqueza arqueológica que el paraje ha heredado de la época nazarí. Entre ellos destacan el Albercón del Negro, las ruinas del Palacio de Dar Al-Arusa, el Aljibe de la Lluvia o la Silla del Moro.

 

4

Paseo de la Pavilla, Nigüelas

Esta pequeña ruta está situada en Nigüelas, el pueblo más alto del Valle del Lecrín. conocida con el nombre del Desfiladero de Los Enamorados y a la acequia como la Pavilla (era utilizada para «pelar la pava»). Un paseo de 3.5 km de recorrido (ida y vuelta), que va sobre el cauce de la acequia desde la Plaza de La Iglesia de San Juan Bautista donde se encuentra el aljibe receptor de las aguas hasta la captación de agua en el lecho del Río Torrente.

La barandilla de madera y las rejillas de acero hacen que el camino sea muy agradable y sencillo, por lo que puede ser realizado por personas de todas las edades.

5

El sendero del tranvía de la Sierra, Güejar Sierra

Una opción genial de unos 2 kilómetros para recorrer con niños pequeños, permite realizar una inmersión en la historia del añorado tranvía y de todo lo que le rodeó, así como disfrutar de belleza del paisaje y su explosión de colores otoñales.

La ruta surge tras la pista dejada por las vías del antiguo trazado del tranvía que hace más de cuarenta años que dejó de realizar su función. Aquellos vagones que en antaño conectaban la ciudad de Granada con el corazón de Sierra Nevada.

El caminante puede disfrutar de un sendero de campos de castaños y el discurrir del río Genil, acompañando la ruta durante todo el trazado, además de ver y disfrutar de las antiguas estaciones de tranvía hoy habilitadas como restaurantes.

El camino es horizontal, muy sencillo y sin dificultad alguna, por lo que puedes incluso llevar el carrito de los más pequeños.

También te puede interesar...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos