8 planes para disfrutar de la Costa Tropical de Granada antes de la temporada de baño

El Castillo de Salobreña./JAVIER MARTÍN
El Castillo de Salobreña. / JAVIER MARTÍN

Rutas, monumentos, naturaleza, fiestas populares ymucho más

ANA ÁVILA

La costa de Granada tiene decenas de playas y pequeñas calas de aguas cristalinas, más de 300 días de sol al año y una temperatura media anual de 20 grados. Sus 73 kilómetros de litoral también se pueden disfrutar en el mes de marzo, más aún si el termómetro alcanza valores casi primaverales, como es el caso de este fin de semana.

Diecinueve municipios componen la Costa Tropical. Entre los más conocidos encontramos Almuñécar , Motril –es la mayor población de la provincia tras Granada– y Salobreña. Junto a las playas de estas localidades existen pequeñas y tranquilas calas situadas en Albuñol, Castell de Ferro-Gualchos y La Mamola-Polopos. Cerca se encuentran los municipios de Albondón, Ítrabo, Jete, Lentejí, Los Guájares, Lújar, Molvízar, Murtas, Otívar, Rubite, Sorvilán, Turón y Vélez de Benaudalla, rodeados de una exuberante naturaleza.

Además de mar, la Costa Tropical ofrece infinidad de posibilidades culturales, naturales, deportivas y gastronómicas, es por eso que queremos proponerte 8 planes para disfrutar la costa sin tener que darte un baño.

1
Acuario de Almuñécar

Un millón de litros de agua

El Acuario de Almuñécar está considerado como el más grande y moderno de toda Andalucía. Su visita permite un recorrido muy interesante por el ecosistema y fauna marina del Mediterráneo.

Compuesto por 18 acuarios y un gigantesco oceanario de un millón de litros de agua, el Acuario de Almuñécar acoge más de 3.000 ejemplares de 270 especies diferentes entre las que destacan los impresionantes ejemplares de tiburones grises y toro, o los simpáticos caballitos de mar.

El Acuario esta decorado con un impresionante grafiti marino de unos 200 metros cuadrados pintado por el artista grafitero granadino El Niño de las Pinturas. Este gigantesco mural llega a cubrir las cuatro paredes de entrada al acuario. A su vez destacan las dos esculturas realizadas en forja ubicadas en la entrada al complejo.

Estas esculturas representan a un pez y un caballito de mar y ambas están fueron creadas en 2008 por Miguel Moreno.

El Oceanario

Sin duda alguna, el oceanario es la joya de este Acuario de Almuñécar. Su gran volumen y la amplia variedad de especies que lo habitan dejarán sin palabras a los visitantes. Su visita se realiza a través de un túnel panorámico de 17 metros de longitud que simula una inmersión en el propio océano y que permite ver a los peces y especies marinas de una forma diferente. Los protagonistas indiscutibles de este espacio son las águilas marinas y los tiburones toro.

Museo Preindustrial de la caña de Azúcar.
Museo Preindustrial de la caña de Azúcar. / JAVIER MARTÍN
2
Museo Preindustrial de la Caña de Azúcar, en Motril

El recuerdo de una actividad abandonada

El Museo Preindustrial de la Caña de Azúcar da a conocer la milenaria vinculación de Motril con la producción del azúcar de caña, una actividad hoy abandonada, pero que fue el motor económico de la localidad durante siglos.

El museo se centra en la época preindustrial, cuando la extracción de las melazas era una labor dura y artesanal. Emplea la materia prima, la caña, como hilo conductor: desde cómo conformó el paisaje de la zona, cómo proliferaron los ingenios azucareros y los cultivos, la zafra y el proceso de elaboración del azúcar.

Muestra un extenso conjunto de piezas fabriles disponibles de la época preindustrial, así como restos arqueológicos hallados en la rehabilitada Casa de la Palma, entre los que destacan enormes prensas.

La Caña de Azúcar fue una de las actividades preindustriales más importantes desde la época musulmana y tuvo cultivo en toda la vertiente mediterránea, desde donde se llevó a América. En la actualidad este cultivo tan mediterráneo está abandonado, y sin embargo se ha convertido en el «sabor» característico del Caribe americano. Como reliquia del pasado, en Motril se sigue elaborando hoy un ron de excelente calidad. ¡No te marches sin probarlo!

Salazones del Marque del Majuelo, con el castillo de San Miguel, al fondo.
Salazones del Marque del Majuelo, con el castillo de San Miguel, al fondo. / JAVIER MARTÍN
3
Castillo de San Miguel y Parque Botánico

Una visita a Almuñécar

Del antiguo Castillo de San Miguel sólo se conservan algunas atalayas junto a la costa y restos de murallas en algunas casas del casco antiguo, así como arcos, aljibes y otras construcciones. En él se encuentra también la sede del museo de la ciudad de Almuñécar.

Parque botánico El Majuelo

El Parque Botánico El Majuelo, en Almuñécar, es un parque

botánico y arqueológico donde los visitantes podrán descubrir un yacimiento romano mientras contemplan la impresionante selección de especies vegetales que lo forman.

Está ubicado a los pies del Castillo de San Miguel, en pleno centro de la localidad de Almuñécar, Granada, se ha convertido con los años en un centro de referencia en cuanto a actividades artesanales y lúdicas.

El microclima tan singular del que disfruta Almuñécar ha permitido transformar este parque en un auténtico vergel. El Parque Botánico El Majuelo cuenta con una amplia representación de la flora de las zonas tropicales con ejemplares del Centro y Sur de América, África, Filipinas e incluso de Nueva Zelanda. Entre todas estas especies destacan el gran número de palmeras. En total lo forman más de 182 especies vegetales diferentes y más de 120 especies de aves que viven entre sus ramas.

Otro de los grandes atractivos de este parque es que se encuentra junto a una necrópolis fenicia y la antigua factoría de salazones de pescado romana. Antiguamente en este lugar se elaboraba la conocida salsa garum. La salsa garum estaba considerada por los habitantes de la antigua Roma como un alimento afrodisíaco, solo apto para las clases altas de la sociedad, y se preparaba con vísceras fermentadas de pescado.

Los restos arqueológicos se encuentran expuestos al aire libre y con paneles informativos que explican con todo lujo de detalle las ruinas a los visitantes.

El Parque botánico El Majuelo es un jardín diseñado para pasear, relajarse y disfrutar mientras se contempla una parte importante de la historia de la ciudad.

Castillo de Salobreña.
Castillo de Salobreña. / JAVIER MARTÍN

4
Castillo de Salobreña

Una construcción del siglo X

Se conoce la existencia de una fortificación en Salobreña desde el siglo X. Aunque la distribución corresponde a la construcción que se levantó en época nazarí, el castillo árabe es el resultado del aporte de la arquitectura musulmana y cristiana.

Dispone de tres recintos: el interior se corresponde en su disposición con el antiguo alcázar nazarí; los otros dos, con una función defensiva, son una ampliación castellana de finales del siglo XV.

Refrescantes jardines internos envuelven los volúmenes arquitectónicos. Desde sus torres podemos contemplar a nuestros pies, y de un solo vistazo, la trama urbana de Salobreña, la vega, el Mediterráneo, las sierras colindantes e, incluso, Sierra Nevada.

Sus torres, almenas y murallas, su enclave y paisajes han propiciado que el castillo sea uno de los monumentos más visitados de la Costa.

5
Jardín Museo del Bonsái

2.000 metros cuadrados

El Jardín Museo del Bonsái tiene una superficie de 2000 metros cuadrados, lo que lo convierte en el más importante de Andalucía y uno los mejores de España.

Su objetivo es dar a conocer la cultura japonesa del bonsái y fomentar el amor a los árboles y a la naturaleza, mostrando un gran número de especies, tanto asiáticas y europeas como autóctonas de la provincia y de la Costa Mediterránea.

Muestra un pedacito de Japón y su cultura, antiguas y bellas linternas de jardín, el estanque de las carpas sagradas, el seco jardín Zen y el floral jardín húmedo, exóticas fuentes budistas, árboles centenarios, las bellas puertas toro y todo ello en un marco de paz y serenidad dentro del Jardín Andaluz. Una parada obligatoria para todos aquellos amantes de la naturaleza y la jardinería.

6
Ruta por los acantilados

El litoral más occidental

El paraje natural de Cerro Gordo-Maro es un rincón salvaje de nuestra Costa Tropical, que revela su belleza solo a los que lo visitan sin prisas.

La apertura de la esperada Autovía del Mediterráneo, en su tramo La Herradura- Nerja, ha convertido a la antigua carretera nacional N-340 en un lugar ideal para hacer turismo. Un paraíso para los ciclistas, automovilistas y para todo aquel que quiera disfrutar de un día soleado recorriendo el litoral de Granada, sus escarpados acantilados y las torres vigía de los siglos XVI y XVII –Cerro Gordo, de la Caleta, del Pino, Torre de la Miel, de Maro–.

Es este un recorrido con muchas pausas, por un espacio terrestre y marítimo de 1.800 hectáreas, afortunadamente protegido desde 1989, no demasiado conocido y algo masificado en verano, pero excelente para pasear durante estos días primaverales.

Durante las paradas con el coche puedes andar por los senderos habilitados o otear las vistas y el litoral desde sus curvas, convertidas en auténticos miradores desde los que se pueden hacer mil y una fotografías. Solo deberás seguir el hilo conductor de la ruta, la antigua carretera nacional 340 a lo largo de unos 15 kilómetros.

El trayecto se puede hacer en bici o en coche, dejando atrás La Herradura y desviándose a la derecha antes de entrar en el túnel de Cerro Gordo para seguir después a lo largo del litoral o bien llegar hasta Maro y dirigirse despacito en dirección a Almuñécar.

Sin duda, una de las paradas imprescindibles es el mirador de la playa de las Alberquillas, con una de las mejores vistas del trayecto. ¡No te lo pierdas!

Excursión por los acantilados de Maro.
Excursión por los acantilados de Maro. / J. M. de Haro

7
Parque ornitológico Loro Sexi

Un viaje tropical

El Parque Ornitológico Loro Sexi de Almuñécar, con sus más de 100 especies de aves diferentes y su jardín de cactus, se ha convertido en una de las visitas imprescindibles de la ciudad.

Se encuentra enclavado en una de las laderas del Castillo de San Miguel y actualmente se pueden llegar observar más de 1.500 aves pertenecientes a 100 especies diferentes. Entre esta amplia colección, el visitante podrá contemplar desde la paloma común hasta el majestuoso y presumido pavo real, el colorido tucán o los llamativos loros.

En el nivel superior del Parque Ornitológico Loro Sexi se encuentra el Jardín Botánico, compuesto por más de 47 especies vegetales entre las que destacan la amplia variedad de cactus. Cabe destacar que la parte alta del Jardín Botánico cuenta con unas preciosas vistas de Almuñécar que no defraudan al visitante.

El Parque Ornitológico Loro Sexi también organiza visitas guiadas orientadas tanto al público adulto como al infantil. Los niños, con edades comprendidas entre los 4 y 12 años, podrán realizar diversos talleres con el objetivo conocer la fauna y la flora y descubrir las instalaciones del parque.

8
Una de tradiciones

Fiestas de San Patricio, en Albuñol

Si visitas la costa granadina durante este fin de semana estás de suerte, el próximo domingo 17 de marzo se celebran en Albuñol las fiestas patronales en honor de San Patricio.

Según cuenta la tradición popular, unos pescadores en la playa de Melicena sacaron de sus redes la imagen de un santo que resultó ser la de San Patricio, procedente del hundimiento de un barco irlandés, cuyos ocupantes huían de la persecución religiosa inglesa. Hubo disputa entre los pescadores por quedarse con la imagen y decidieron subirla a un mulo, que tomara una dirección y que en el pueblo donde se parase, allí quedaría como patrón. Ese pueblo fue Albuñol donde, a día de hoy, cada 17 de marzo los vecinos sacan en procesión por las calles del pueblo la imagen de San Patricio que se encuentra en la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, una festividad que continuará por la noche con una gran verbena popular.

¡Descubre una forma diferente de celebrar el 'Saint Patrick´s Day' en Albuñol!

Además, podrás disfrutar de otras muchas actividades que ofrece la localidad.