Eneko Atxa, más allá de la cocina