12 bosques y parajes naturales para disfrutar del otoño en Granada

El Parque Nacional Sierra Nevada es, sin duda, el más conocido, pero existen en la provincia otras sierras de gran valor ecológico que también merecen ser visitadas

12 bosques y parajes naturales para disfrutar del otoño en Granada
JUAN ENRIQUE GÓMEZ/TORCUATO FANDILA/IDEAL
ANA ÁVILA

Mientras el otoño viste de nuevos colores los bosques de la provincia de Granada, los días se acortan, las temperaturas bajan y caen las primeras nieves en Sierra Nevada. Las hojas de los árboles lucen ya una variada gama de amarillos, ocres y marrones que contrastan con el verde intenso de los ejemplares perennifolios. Las sierras se llenan de olores y tonalidades que anuncian la futura llegada del invierno.

Nuestra provincia cuenta con una gran variedad de árboles que llenan los bosques, dehesas, sierras y riberas. Recorrerlos durante las tranquilas tardes otoñales es un placer para los sentidos y un regalo a la vista.

El Parque Nacional Sierra Nevada es, sin duda, el más conocido, pero existen en la provincia granadina otras sierras y parajes naturales de gran valor ecológico que también merecen ser protegidas y visitadas por aquellos que aman la naturaleza, aquí os mostramos 12 opciones para disfrutar, cuidar y visitar en Granada:

1

Parque Nacional Sierra Nevada

El Parque Nacional de Sierra Nevada se trata de uno de los enclaves naturales más importantes de toda la Península Ibérica, con numerosos contrastes paisajísticos que van desde el bosque oscuro y en permanente verdor típico del Mediterráneo hasta el blanco y frío desierto de los lanchares. La abundante agua que cae en este territorio, en forma de lluvia o de nieve sobre las partes más elevadas del macizo, hacen que la vegetación y fauna sean enormemente ricas en especies que sólo se encuentran en esta zona. Podemos encontrar la cabra montés, el águila real o el jabalí, entre otros.

2

La Dehesa del Camarate

La Dehesa del Camarate es unos de los rincones más hermosos del Parque Nacional de Sierra Nevada, alberga uno de los bosques mixtos mejor conservados de toda Andalucía. Por este motivo se ha convertido en un lugar privilegiado para disfrutar de la «otoñada», un espectáculo de colores que atrae cada año a senderistas, naturalistas y fotógrafos.

Se encuentra en la vertiente norte del macizo, en el término municipal de Lugros. La abundancia de agua y su orientación han propiciado una biodiversidad extraordinaria. Es un auténtico tesoro donde disfrutar de numerosas especies de árboles de hoja caduca y arbustos formando múltiples paisajes.

A través del sendero Dehesa del Camarate podrás sumergirte en un bosque de robles, salpicado de cerezos silvestres, arces, fresnos, mostajos, sauces y quejigos.

3

Parajes de Dílar

En la vertiente oeste del Parque Natural de Sierra Nevada, a 878 metros de altitud y a orillas del río que lleva su mismo nombre, se encuentra el municipio de Dílar. El entorno natural de la localidad facilita la práctica de senderismo y paseos en bicicleta o a caballo. El paisaje está dividido. Por un lado, la ribera del río Dílar entre álamos y chopos; por otro, campos de olivos, pinos y encinas.

4

Parajes de Güejar Sierra

Güéjar Sierra se ubica en la vertiente noroeste del Parque Natural de Sierra Nevada, a media ladera del cerro del Calar, a cuyos pies discurren las aguas del río Genil. Su entorno deja al visitante parajes y rincones de gran belleza ecológica, bosques de castaños y antiguas canteras de serpentina o jaspe verde, así como el antiguo trayecto del tranvía que subía a Sierra Nevada, plagado de túneles y puentes.

5

Parque Natural Sierra de Baza

El Parque Natural Sierra de Baza está situado entre dos extensas planicies: la Hoya de Guadix-Granada y los Llanos del Marquesado y en la parte central de la Cordillera Penibética, que se eleva en algunos puntos a más de 2.000 m.

Además de su interesante flora y fauna, el parque tiene gran importancia desde el punto de vista arqueológico. Las cuevas del Monte Jabalcón son un buen ejemplo de ello.

6

Parque Natural Sierra de Huétor

Una de las características que más valor confiere a este espacio natural es su cobertura vegetal. Extensas y abundantes manchas de vegetación autóctona que dotan al terreno del típico verdor oscuro y casi permanente. Entre las especies de la zona destaca el jabalí, menos visibles pero también habitantes del parque son el tejón y el gato montés. De las aves, destacan el águila real, el búho real, el águila calzada, el azor; así como perdices, mirlos o petirrojos.

7

Secuoyas de Bolones

También en la Sierra de Huétor, podemos encontrar un bosque de grandes secuoyas, tras el cortijo Bolones.

8

Alamedas de los Potros

Junto al área recreativa de los Potros, entre Huétor y la Alfaguara, el marrón del verano se ha convertido en una explosión de amarillos intensos. Es un espacio para buscar setas y disfrutar del color y las mañanas del otoño.

9

Parque Natural Sierra de Castril

El Parque Natural Sierra de Castril está dentro del término municipal que le da nombre, viene a ser una prolongación del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las villas. Ofrece un paisaje muy accidentado y de difícil andadura, lleno de barrancos, roquedos, farallones, arroyos y bosques. Dependiendo de la zona del parque que exploremos, encontraremos encinas, pinos laricios, enebros, matorral mediterráneo de carrascas, romeros, arces, chopos y sauces.

Una variada vegetación que acoge a una comunidad faunística de gran interés, con especies tan valoradas como el buitre leonado, el águila real, el muflón y el gato montés, entre otros. Las aguas limpias y frías que recorren el parque permiten la existencia abundante de trucha común y de uno de sus mayores enemigos, por ser su alimento preferido, la nutria. No obstante, los hábitos nocturnos de este mamífero hacen difícil su contemplación.

10

Sierra de La Sagra

Es la cumbre más elevada de Andalucía tras Sierra Nevada y sus cimas permanecen con nieve durante el otoño, invierno y comienzos de la primavera. Está enclavada a la espalda de las Sierras de Cazorla y Segura, en el extremo norte de la provincia de Granada, y emerge solitaria rodeada de otras zonas de menor altitud. 

El paisaje que la rodea es de contrastes muy marcados, pasando de una vegetación casi esteparia en algunas zonas a notables bosques de pinos y encinas. Está formado por 70.000 hectáreas de espacio generoso en fauna (sobre todo aves), flora (con similitudes con la de algunas montañas del Atlas marroquí) y variedad paisajística.

11

Secuoyas gigantes de la Losa en Huéscar

Las secuoyas, son árboles de gran tamaño plantados a inicios del siglo XIX en el Cortijo de La Losa en Huéscar, que presentan alturas de hasta 70 metros y más de 7 de perímetro, de las treinta de esta especie que se plantaron hace más de 165 años, trece se encuentran en la finca privada La Losa de Alfonso Bustos, Baron de Bellpuig, ubicada en medio de un hermoso paraje a las faldas del macizo de la Sierra Sagra.

12

Parque Natural Sierra de Tejeda, Almijara y Alhama

La zona granadina, en su parte más occidental, tiene un relieve abrupto y escarpado, con pronunciadas laderas, valles y profundos barrancos perpendiculares a la línea costera.

La cabra montés es el animal más conocido de estas sierras, pero no el único. Junto a él habitan aves como diferentes tipos de águilas, el halcón peregrino y el azor, entre otros. Esta fauna reside entre la vegetación característica de la zona: bosques de pino negro mediterráneos, encinas, alcornoques, quejigos y rebollos, por citar algunos.

Los municipios granadinos más cercanos a este parque son Alhama de Granada, Arenas del Rey, Jayena y Otívar.

Más planes en Granada

 

Fotos

Vídeos