Venezuela a oscuras

Venezuela a oscuras
EFE
IDEAL

El último síntoma de la descomposición de Venezuela ha sido el gran apagón de casi veinticuatro horas que ha paralizado el país por completo y lo ha sumido en un silencio insólito e inquietante. Los apagones son endémicos en Venezuela pero esta vez se han superado todos los precedentes. Maduro ha atribuido el fallo a un sabotaje pero los técnicos atribuyen el problema a la gran represa de Guri, en el estado de Bolívar, de cuyas 20 turbinas sólo funcionaban cinco. Lo cierto es que el apagón ha obligado al Gobierno a suspender las clases y la actividad laboral... y ha incrementado la desmoralización y el miedo de unos ciudadanos que ven cómo crece día a día su incertidumbre. El forcejeo entre el régimen y la oposición se ha vuelto insoportablemente cruento; no se entendería que Maduro y Guaidó no atiendan a esa necesidad humanitaria de poner fin a esta partida de cartas con el pueblo de rehén.