Renovación europea

Ese desafío requiere un acuerdo entre los líderes de la UE para ofrecer una respuesta integral a un problema que compete a todos sus socios y urge abordar

La composición de la nueva Comisión Europa que, bajo la presidencia de la alemana Ursula von der Leyen, se estrenará en noviembre pone de manifiesto las prioridades de su mandato. No es baladí que la lucha contra el cambio climático haya sido asignada al vicepresidente primero, un peso pesado como el socialdemócrata Frans Timmermans. Ni el relieve otorgado en la estructura del Ejecutivo comunitario a la política migratoria, aunque más que una vicepresidencia, como la otorgada al griego Margaritis Schinas, ese desafío requiere un acuerdo entre los líderes de la UE para ofrecer una respuesta integral a un problema que compete a todos sus socios y urge abordar. La amenaza de una recesión global, el 'brexit' y un escenario internacional inestable, con el pulso Estados Unidos-China como telón de fondo, obligarán a Von der Leyen a ejercer un férreo liderazgo al frente de la Comisión más paritaria –14 hombres y 13 mujeres–, con Josep Borrell a los mandos de la política exterior y el reto de elevar el peso de Europa en el concierto mundial.