Otro pulso de Cataluña

La Generalitat catalana anunció ayer que llevará al Gobierno a los tribunales por el impago de los anticipos del sistema de financiación a las comunidades autónomas. Entiende el gobierno autonómico que el Ejecutivo central no ha transferido a Cataluña unos 1.300 millones correspondientes a la mejora de la recaudación de los principales impuestos cedidos; no solo eso, el vicepresdiente Aragonés ha dicho que tal mejora representaría para el conjunto de las autonomías unos 9.000 millones de euros, por lo que tácitamente habría invitado a las demás comunidades a adherirse a su demanda judicial. La oposición catalana, el PSC y Catalunya en Comú, han puesto sin embargo en evidencia a Aragonès al echarle en cara que la actual situación de la tesorería estatal es consecuencia de la negativa de las fuerzas independentistas a aprobar los PGE. Y la oposición en conjunto ha puesto en duda la legitimidad de Aragonés al pedir rigor a las restantes instituciones cuando el gobierno de Cataluña ni siquiera ha presentado un proyecto de presupuestos autonómicos.