Proteger al cliente

Se contempla que los bancos paguen una tasa por cada reclamación, que tendría un efecto disuasorio y serviría para financiar la nueva institución

El Ministerio de Economía ultima la nueva Autoridad Independiente de Protección del Cliente Financiero, que debe ponerse en marcha por mandato europeo y que será una vía extrajudicial de resolución de conflictos ya que, al contrario de lo que ahora sucede con las quejas al Banco de España, sus decisiones serán vinculantes cuando la cuantía sea inferior a determinada cantidad. Además, se contempla que los bancos paguen una tasa por cada reclamación, que tendría un efecto disuasorio y serviría para financiar la nueva institución. En todo caso, ese hábito de imputar a las entidades financieras toda clase de cargas no es realista ya que los costes terminan gravitando sobre los clientes.