Política social y déficit

Los indicios de agotamiento que ofrece el empuje del gasto de las familias, en el que se fundamenta el alza del PIB, aconsejan actuar con cautela para no incurrir en errores del pasado

Política social y déficit
EFE
IDEAL

La economía española mantiene un notable dinamismo pese al brusco parón de la Eurozona, cuyos efectos ha limitado de momento gracias al tirón del consumo. Sus perspectivas de futuro son más halagüeñas que las del entorno, lo que otorga cierto margen para la aplicación de mejoras sociales tras años de severos ajustes. Pero ni es inmune a un deterioro de la actividad global, ni puede obviar la necesidad de preparar sus cuentas públicas para un escenario más adverso o sus compromisos con la UE. Las advertencias lanzadas ayer por el Banco de España ponen el foco en la reducción del déficit con una mayor intensidad para reducir la vulnerabilidad de la economía. Los indicios de agotamiento que ofrece el empuje del gasto de las familias, en el que se fundamenta el alza del PIB, aconsejan actuar con cautela para no incurrir en errores del pasado, lo que resulta incompatible con la avalancha de medidas electoralistas emprendidas por el Gobierno en las últimas semanas.