Menos 'ninis'

Esta reducción no se ha debido tanto a que encuentren empleo en abundancia sino a que han revisado sus decisiones educativas y han decidido seguir formándose

Un análisis del Banco de España sobre la actitud de los jóvenes ante el mercado laboral pone de manifiesto un fenómeno positivo: el número de 'ninis' –jóvenes que ni estudian ni trabajan–, que llegó a ser de 1,7 millones en 2012, cuando la crisis estaba en su apogeo, se ha reducido en 600.000 y ha vuelto a niveles de 2007. Pero esta reducción no se ha debido tanto a que encuentren empleo en abundancia sino a que han revisado sus decisiones educativas y han decidido seguir formándose. Así lo prueba el hecho de que el porcentaje de jóvenes sin trabajo que estudian ha subido desde el 25,3% en 2007 al 38,7% en 2018. Como la reducción de su tasa de actividad viene causada en gran medida por la formación, podemos esperar incrementos de la productividad y de la actividad de esta generación en el futuro. Y este es un síntoma de buena salud del sistema productivo.