Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscripción Semestral + 2 Entradas Cine Megarama (valoradas en 13,60euros), ahora por 24'95euros

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app exclusiva sin publicidadNewsletters personalizadasEl Club: Ventajas, sorteos y actividades.

Mansos en el Supremo

Del hombre que dirigió al brazo armado del golpe del 1-O, ni rastro. Del mando que ordenó a sus subordinados una activa pasividad en aquellos días de furia, ni el molde

Mansos en el Supremo
IVÁN MATA/ EL CORREO
Manuel Pedreira
MANUEL PEDREIRA

La anécdota es vieja como el hilo blanco y la conoce medio mundo pero me van a permitir que se la cuente al otro medio. Cuentan que Rafael el Gallo había viajado de Sevilla a Madrid en tren, en uno de esos expresos que unían a las cuatro esquinas de España con la capital demorándose en noches insomnes y lentas como una tortuga coja. Al bajarse en Atocha, el 'Divino calvo' era un trapo. Caminaba ensimismado por el andén cuando, al llegar a la altura de la locomotora, sintió un bufido destemplado de vapor acompañado de un estruendoso pitido. Rafael recuperó la torería de golpe. «Esos cojones, en Despeñaperros».