Lazos de la discordia

La actitud de quienes desprecian los más elementales principios de la democracia –en este caso, el deber de no ser parcial cuando se convoca a la ciudadanía a las urnas– constituye una provocación

Lazos de la discordia
ENRIC FONTCUBERTA / EFE

Torra se ha negado a cumplir el mandato de la Junta Electoral Central de retirar los símbolos partidistas de los edificios oficiales por la debida obligación de neutralidad que tienen las instituciones públicas en los periodos electorales. La alcaldesa Colau tampoco ha desperdiciado la ocasión de adherirse al disparate. La actitud de quienes desprecian los más elementales principios de la democracia –en este caso, el deber de no ser parcial cuando se convoca a la ciudadanía a las urnas– constituye una provocación. En todo caso, no extraña que quien fabrica leyes 'ad hoc' para edificar su república fabulada desdeñe el cumplimiento de la ley.