Más crédito al consumo

Ha sido una de las palancas a la que han recurrido los bancos para sortear la crisis de las hipotecas

Un informe del Banco de España publicado ayer revela que aunque el crédito hipotecario tomado por las familias se redujo en 2018 un 0,9% de su renta disponible, menos que en los años anteriores, el descenso se compensó con creces con el incremento del crédito al consumo, que fue del 1,2%. Con ello, los hogares recibieron el año pasado, por primera vez desde 2011, financiación bancaria neta, el equivalente al 0,2% de su renta bruta. El crédito al consumo ha sido una de las palancas a la que han recurrido los bancos para sortear la crisis de las hipotecas. Pero ante las advertencias del supervisor sobre el riesgo de morosidad, el crecimiento se ha mitigado, y si en los últimos ejercicios llegó al 20% interanual, el año pasado ya fue del 14%. En cualquier caso, el pilar fundamental de la financiación a las familias es el hipotecario, pese a que la nueva producción hipotecaria no logra superar las amortizaciones que se registran año tras año. También destaca el informe que el ahorro de los hogares se ha situado en mínimos históricos, el 4,9% de la renta disponible, como consecuencia de la nula retribución. Y es significativo que la mayor parte de las inversiones se dirija a depósitos bancarios, prácticamente remunerados al 0%. El valor nulo del precio del dinero, teóricamente beneficioso para crecer, está teniendo efectos indeseables en las economías familiares.