Bloqueo israelí

En las circunstancias actuales no pueden descartarse unas nuevas elecciones

Netanyahu forzó la repetición de elecciones para desnivelar la balanza de abril, cuando se registró un empate entre las dos principales fuerzas políticas (el conservador Likud, de Netanyahu, y la nueva formación de centro Azul y Blanco, del exmilitar centrista Benny Gantz), pero la suerte no le ha sonreído: los dos bloques permanecen intactos y la lista de Netanyahu ha quedado dos escaños por detrás de la de su principal contendiente. Ahora ha propuesto a Ganz una gran coalición, pero este se ha negado y se ha postulado como líder de un «gabinete de unidad liberal». En las circunstancias actuales no pueden descartarse unas nuevas elecciones. Pero cunde también el temor a que Netanyahu, reacio a perder el poder porque tendrá que rendir cuentas judiciales por varios episodios de corrupción, organice un conflicto –quizá una acción militar– para afianzarse al frente del gobierno.